Siete claves para impulsar la transformación digital en 2022

tecnología

Sin duda, el año que viene será un año decisivo para afianzar los esfuerzos digitales de las organizaciones, que les obliga a avanzar en áreas como la mejora de las experiencias de usuario y en innovación, y esto será posible si utilizan las tecnologías adecuadas. MuleSoft ha identificado siete tendencias que favorecerán la evolución digital, entre ellas el impulso de las arquitecturas componibles, la hiperautomatización o la seguridad por defecto.

La transformación digital de las organizaciones no ha dejado de avanzar en los últimos meses. Invertir en innovación y digitalización se ha convertido en un factor clave para estimular la recuperación económica.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Según la empresa de Salesforce, en este contexto es esencial que las empresas ofrezcan mejores experiencias de usuario y aceleren la innovación, para no quedarse atrás. La compañía ha identificado las tendencias tecnológicas que les permitirán conseguirlo.

1- El trabajo del futuro se basará en experiencias conectadas e híbridas
El lugar de trabajo ha evolucionado a un ritmo sin precedentes tras la crisis de la Covid-19 y, con él, las expectativas de los empleados, lo que obliga a las organizaciones a ofrecer experiencias conectadas y digitales para impulsar la productividad y retener el talento.

Una de las razones por las que la implantación del teletrabajo durante la pandemia ha resultado un éxito es que las herramientas digitales disponibles hoy en día ya están maduras y preparadas para atender a las necesidades de las organizaciones. Es más, según Gartner, el uso de las plataformas de colaboración se disparó un 44% entre 2019 y 2021.

Por ello, el futuro del trabajo pasará por modelos híbridos en los que los empleados trabajarán algunos días a la semana desde sus hogares y otros desde la oficina, sin que afecte a la productividad. No obstante, para que esto sea una realidad, las organizaciones deberán acelerar su transformación digital, es decir, ampliar la inversión en nuevas plataformas de colaboración e iniciativas capaces de crear experiencias conectadas, independientemente del lugar en el que se encuentren.

2- Desarrollo de los negocios componibles
La necesidad, cada vez mayor, de innovar hace que las organizaciones busquen fórmulas para ser más ágiles, lo que provocará un impulso de las arquitecturas componibles y basadas en eventos.

La economía digital ejerce una enorme presión para que las organizaciones hagan las cosas bien para el usuario final. Según PwC, uno de cada tres consumidores abandona una marca después de tener una mala experiencia con ella. Una de las formas más eficaces para que las organizaciones impulsen la agilidad y satisfagan estas altas expectativas es convertirse en un negocio componible, construido sobre APIs reutilizables. De hecho, el 96% de las organizaciones globales ya usa APIS públicas o privadas.

3- Gana importancia el ‘tecnólogo’ de negocio
Con la presión, cada vez mayor, por implementar soluciones digitales en las organizaciones, los tecnólogos de negocios (expertos en diferentes áreas de negocio, pero con amplios conocimientos tecnológicos) pasarán a un primer plano convirtiéndose en un socio esencial de los departamentos de TI para acelerar la innovación y la transformación digital. Es más, según Gartner, en 2024 el 80% de los productos y servicios serán creados por personas que no son profesionales de la tecnología.

4- La hiperautomatización descubrirá el valor de lo digital
La transformación digital ya era una prioridad empresarial antes de la pandemia, pero a partir de ahora marcará la diferencia entre el éxito y el fracaso. Por ello, la automatización será cada vez más importante para incrementar la productividad, transformar la experiencia de los empleados y los clientes y acelerar el lanzamiento de nuevos productos y servicios en 2022.

En definitiva, la automatización será una fuerza motriz fundamental para la empresa digital moderna.

5- Seguridad por defecto, un imprescindible
La seguridad por defecto se convertirá en una necesidad a medida que las organizaciones se den cuenta de que sus aplicaciones y automatizaciones son tan seguras como los bloques componibles sobre los que se construyen.

La preocupación por la seguridad siempre ha sido un obstáculo en las iniciativas digitales. Alrededor del 87% de los líderes de TI y de las empresas afirman que estas consideraciones ralentizan el ritmo de la innovación, mientras que el 73% cree que las preocupaciones específicas de seguridad y gobernanza han aumentado. Por ello, estas plataformas de desarrollo deben ser seguras desde el principio.

6- El aumento de ecosistemas híbridos y distribuidos añade complejidad
A medida que el mundo digital abraza las nubes híbridas y múltiples, encontrar una forma universal de integrar y gestionar estos entornos se convertirá en algo esencial para el éxito de la transformación digital. En 2022, la gestión universal de APIs pasará a primer plano.

Los responsables de TI y de las empresas coinciden en que la capacidad de crear experiencias digitales sin fisuras, tanto para los empleados como para los clientes, es clave para el éxito de las organizaciones modernas.

La mejor manera de hacer esto realidad es adoptar una arquitectura empresarial componible, habilitada por las API. Esto ayuda a los equipos dentro de la empresa a acceder de forma segura a los datos y a las capacidades digitales para crear experiencias más conectadas e impulsar una innovación más rápida. Sin embargo, la base de TI que sustenta esta ambiciosa transformación digital está cada vez más fragmentada y es más compleja.

7- Una única fuente de verdad, clave del negocio basado en datos
El mundo está asistiendo a una explosión de datos. A medida que la digitalización continúa impulsando una cantidad cada vez mayor de datos, las organizaciones buscarán una única fuente de verdad donde los consumidores puedan obtener los datos correctos, en el contexto correcto y en el momento adecuado.

Sólo en 2020 se crearon más de 64 zettabytes (ZB) y se espera que este volumen crezca a un ritmo del 23% hasta 2025, según IDC. Para las organizaciones que buscan integrar, analizar y actuar sobre estos datos, las cosas no son más fáciles. Al contrario. La complejidad tecnológica, los sistemas propietarios y la falta de dirección estratégica plantean sus propios retos. Para tener éxito en 2022, las empresas deben deshacer los silos para unificar la fuente de información con el fin de alcanzar una única fuente de verdad. Sólo entonces podrán dar sentido a todos sus datos y mejorar la toma de decisiones.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉