GIC: Supermercados enfrentan nuevos desafíos a medida que se recupera actividad económica

catman definicion

La proyección de la economía latinoamericana de este año apunta a una recuperación a lo largo del 2021 luego de los problemas sociales y económicos relacionados al año pasado; sin embargo, todo depende de la evolución en la capacidad de vacunación y de la rentabilidad en cada país.

Independientemente del ritmo, el comercio minorista de alimentos sigue presionando para garantizar el abastecimiento y mantener una operación rentable y segura para los consumidores de la región; situación que no ha sido fácil después del impacto de la pandemia en los hábitos de consumo.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) con sede en Santiago (Chile), calculó recientemente la proyección de crecimiento económico en la región para este año entre el 3,7% y 4,1%; Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), las tres principales economías latinoamericanas, Brasil, México y Argentina, crecerán alrededor del 4%.  El comercio minorista en alimentos, creció en muchos aspectos por encima del promedio durante el primer año de la pandemia y sigue retándose para cumplir sus metas este año.

En el caso de Brasil, el comercio minorista de alimentos aumentó 7% en el primer trimestre de este año frente al mismo período del año pasado. En 2020 las ventas de supermercados crecieron un 9,4%, más del doble comparado con 2019 según datos de la Asociación Brasileña de Supermercados (ABRAS). El año pasado, la economía brasileña cayó un 4,1% mientras que la región sufrió una caída de alrededor del 8%. Los países desarrollados parecen estar a la vanguardia en la solución de la pandemia, aunque sea un esfuerzo global.

“Cada país está haciendo un gran esfuerzo de inmunización, cada uno a su manera y dentro de sus posibilidades. Las cadenas de supermercados y empresas del sector de alimentos se están ajustando para ofrecer cada vez más lo que el consumidor necesita en el nuevo escenario, con la necesidad de combatir el desabastecimiento de mercancía en las tiendas y al mismo tiempo buscando una operación ágil y rentable sin descuidar sus niveles en calidad y servicio”, comenta Luis Alberto Parra, experto en retail por más de cuatro décadas y líder de la operación GIC Brasil para América Latina, con sede en Colombia.

GIC, Empresa especializada en acompañar la rutina diaria de las grandes cadenas de supermercados, hipermercados y cash and carry (autoservicio mayorista), ofrece una solución o sistema de gestión automatizada “RUB” para tiendas físicas en el comercio minorista de alimentos, la cual está presente hoy en más de 800 tiendas, en cuatro países de los mercados de Brasil, Colombia, Panamá y Angola. Con este sistema los gerentes de tienda pueden monitorear el movimiento de personas, procesos y flujos de mercancía desde la entrada de los productos al stock hasta los puntos de pago.

La empresa ha tenido la apertura y demanda para trabajar codo a codo con los supermercados en pro de mejorar la experiencia del consumidor y buscar una mayor rentabilidad para el negocio.

Ante la dificultad que ha generado el miedo al contagio y las exigencias del aislamiento social, los consumidores buscan encontrar un portafolio de productos más completa en los lineales y probar nuevas formas de venta (multicanal o en inglés omnichannel), servicio personalizado y mayor seguridad para sus compras tanto en los canales presencial como en lo digital.

A pesar de todos los desafíos ocasionados por la pandemia, la cadena de retail en alimentos, incluidas las industrias, hacen enormes esfuerzos e inversiones para optimizar la experiencia del cliente a la hora de comprar. Datos de consultores y especialistas muestran que además de probar con nuevos formatos de compra, buena parte de los consumidores que realizan compras online durante la pandemia volverían a realizar pedidos virtuales. “El foco de atención debe estar en la gestión integral y equilibrada de cada tienda, desde la disposición del inventario físico para ventas presenciales como la separación de productos para los canales de venta online, y en ese propósito estamos junto a nuestros clientes y creemos en el potencial del mercado latinoamericano”, complementa el ejecutivo Alberto Parra.