Shein, la plataforma que transformó las compras electrónicas

logo shein

Shein se ha convertido en la marca de moda femenina favorita de millennials y centennials. Superando en Estados Unidos a gigantes como Amazon y Zara.

Ya sea que estés navegando en Instagram, Facebook, YouTube, TikTok o cualquier otra aplicación es imposible no tropezar con una publicación con anuncios llamativos como “¡Haz que cada día sea tu día Shein!”.

Acompañados al pegajoso lema, es fácil encontrar ofertas de accesorios, camisas, jeans, vestido baños o zapatos con precios totalmente irrisorios que van desde un dólar y que por supuesto resultan tan atrayentes que es imposible no entrar por lo menos a echar un vistazo.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Esta peculiar plataforma digital pertenece a una marca china llamada Shein (que se pronuncia “She In”), la cual ha atraído rápidamente a un ejército mundial de fans adolescentes.

La empresa es una misteriosa revelación en el mundo de las compras en línea. De hecho, fue noticia recientemente por superar a Amazon en descargas de apps en Estados Unidos y por crear un culto a su ropa de moda ultrarrápida que se vende en todo el mundo.

Algunos expertos afirman incluso que está superando a gigantes como Zara y H&M en su propio juego, al fabricar artículos con mayor rapidez y ser más hábil con los clientes desde el punto de vista digital.

Para ratificar esta realidad, en junio de 2021, Shein representó casi tantas ventas en Estados Unidos como H&M y Zara juntas.

Así las cosas, este movimiento supone una reinvención de la moda rápida y una transformación de los hábitos de consumo de una generación en el proceso.

“Están haciendo que la moda rápida parezca lenta”, afirma Erin Schmidt, analista principal de Coresight Research, una empresa de asesoramiento e investigación global especializada en comercio minorista y tecnología. “Cambiaron el modelo”.

La estrategia: el comercio en tiempo real

Shein se destaca porque vende ropa low-cost a mitad de precio que su equivalente en tiendas físicas. Pero, al mismo tiempo sus diseños son muy atractivos para los jóvenes. Con cientos de prendas que se estrenan cada semana, siempre hay algo nuevo y barato para vestir.

De acuerdo con especialistas en la materia, Shein es un gran mercado que conecta a miles de fábricas de ropa chinas, que venden a consumidores en el extranjero. Así que es como una especie de Amazon gigante, pero para ropa barata.

Pero ¿realmente en qué radica su éxito? En este sentido, hay una gran diferencia con las marcas tradicionales. Pues según la estrategia que manejan estas industrias, ellos ‘crean la moda’ para que sea seguida por su público objetivo.

Por otra parte, en cambio, Shein no adivina lo que quiere el público, sino que hace un uso intensivo de las tendencias en Google para averiguar qué colores, tejidos y estilos son más populares.

En otras palabras, no tiene un estilo propio. No trata de imponer sus gustos en sus consumidores a nivel global. No tienen si quiera sus propios gustos. Son un reflejo del estilo de cada país, en tiempo real, basado únicamente en datos.

Para continuar con el proceso, de las pruebas a la producción tan solo pasan 7 días y la ausencia de tiendas físicas también permite ser más dinámicos a la hora de poner a la venta esas prendas. Inclusive, los análisis realizados a Shein arrojaron que pueden probar 30 estilos de prenda, en comparación con 5 o 6 que como máximo puede probar Zara antes de poner a la venta sus productos.

Gracias a esa estrategia, aseguran los analistas, logran ser más eficientes. Acertar más y poner los productos más rápido a la venta.

El aprovechamiento de las redes sociales como complemento

Otra de las claves del éxito de Shein radica en su interacción en redes sociales. Puesto que hace una inversión importante en publicidad en Facebook e Instagram, pero además han utilizado de forma extensiva los canales ofrecidos por los influencers.

En este sentido, han hecho de TikTok un canal masivo para su promoción. Los influencers de esta plataforma hacen a menudo videos en los que se prueban no una, sino decenas de prendas y objetos de moda que obtienen de la tienda. Lo que acaba siendo una promoción múltiple de sus productos.

Esos microinfluencers publican los vídeos gratuitamente porque esperan aprovechar las comisiones para afiliados: entre un 10 y un 20% de las compras que otros realizan a través de sus códigos acaban en sus bolsillos.

Un porcentaje realmente alto en comparación con las comisiones de aproximadamente el 2 al 4% (en algunos casos más según el tipo de producto) que suelen lograrse en otras plataformas como Amazon.

Con todas estas estrategias, Shein logra una especie de ‘efecto Primark’: como lo ves tan barato, compras mucho.

Una startup unicornio con ambición

Shein opera menos como una empresa de ropa tradicional y más como una startup tecnológica con un potente software de gestión interna y un ágil aparato de publicidad y redes sociales superpuesto.

La compañía que fue fundada en China en 2012 y que tiene presencia en casi todos los países del mundo, para el período de 2019 a 2020, incrementó sus ingresos a $10 mil millones, representando un aumento del 250 por ciento.

Después para junio de 2021, un informe estimó que Shein valía más de $47 mil millones, lo que la convierte en una de las empresas emergentes privadas más valiosas de China.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉