Cuales son los productos más robados en supermercados

Persona introduciendo empaque de café en bolsillo de pantalón

Los supermercados y otros negocios colombianos de retail tuvieron restas en sus ingresos por $ 589.000 millones, debido a lo que el gremio Fenalco llama ‘mermas’, que, aunque incluyen varias fuentes de pérdidas, en su mayoría están relacionadas con los robos.

Durante el 2019, según informe presentado este miércoles, solo los robos en estos establecimientos de comercio dejaron pérdidas por encima de los $ 248.000 millones, lo que significa un incremento de 4,2 % frente al registro del 2018, que fue de $ 238.000 millones.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Las mermas totales contabilizadas por Fenalco permitirían financiar 34.600 puestos de trabajo con ingresos de salario mínimo mensual durante casi dos años. Es decir, se pueden pagar 670.993 salarios mínimos con esa plata.

Los delitos son cometidos, tanto por personal interno como externo. El robo externo, que está mayoritariamente orquestado desde las bandas delincuenciales, representa el 63%; aunque no falta uno que otro visitante que se antoja de algún producto.

Durante el año estudiado por Fenalco, según indicó su presidente, Jaime Alberto Cabal, se presentaron 146.308 episodios en almacenes de cadena del país. La mayor parte, 143.207, provienen del componente externo. La mayoría de los casos, el 54 %, se presentó en la región centro, mientras que la Orinoquia se destacó por no tener ningún caso.

Lo que más se roban son productos perecederos y fáciles de ocultar, con un 42%, pero no falta el que se lleva un electrodoméstico. Fenalco, según Cabal, ha podido detectar que el delito se comete, no por hambre, sino para revender. De hecho, hasta el carro del mercado es usado para sacar productos de los almacenes.

Cuáles son los productos que más roban

Los artículos más robados, según el estudio, fueron gaseosas, atún/enlatados; licores, golosinas; carros coleccionables tipo hot weels; artículos de aseo personal; ropa en general, droguería, productos cárnicos y granos, sobre todo lentejas.

“En cuanto al top 10 de productos según su costo se encuentran en la lista licores, atún/enlatados, ropa en general, gaseosas, artículos digitales, artículos de aseo personal, productos cárnicos, golosinas, juguetería y comida para mascotas (estos dos últimos antes no entraban en la lista)”, destacaron.

Burlan las medidas de seguridad

Parece difícil que se puedan presentar sustracciones sistemáticas de productos de los negocios del retail. Vigilantes, cámaras que todo el mundo sabe que están activas, pines en las prendas y otros artículos, como vinos y licores, apetecibles para el que entra a estos lugares con malas intenciones, están hoy disponibles en los supermercados y centros de distribución de retail.

Sin embargo, si el comercio se prepara para enfrentar el robo, también lo hacen las bandas. De acuerdo con los datos presentados por Fenalco, aunque la mayor parte de los artículos que se sacan ilícitamente de un negocio son perecederos (prendas de vestir, envasados, cajas) hay un alto robo de productos frescos, principalmente carnes.

Hay que señalar que hasta la uva que consume el ciudadano al interior del establecimiento de comercio, se agrega a la suma de la llamada merma en el comercio.

Las modalidades utilizadas para llevarse los productos, cambiaron. Ya no se utilizan tanto a los menores de edad sino a los adultos mayores, según halló Fenalco.

En cuanto a las ‘tretas’ que se han inventado se destacan, la presentación de tiquetes faltos de pago, el aprovechamiento de la reducción de uso de bolsas plásticas para salir mientras el vigilante está distraído.

Pero claramente, estas situaciones resultan anecdóticas para el alto impacto que tiene la incursión de una banda delincuencial a un sitio de estos, que, tras la pandemia, están más activos, lo que tiene preocupados a los comerciantes, pues las reducciones generalizadas de los ingresos en el país podrían disparar la inseguridad y la ocurrencia de estos hechos.

In fraganti. Así es como pillan las cámaras de las grandes superficies a los visitantes que entran a sustraer productos sin pasar por la registradora, o los que solo están en el lugar y deciden no salir con las manos vacías.

Fenalco, el gremio de comerciantes, presentó este miércoles el llamado Censo Nacional de Mermas 2020, que contiene todo un capítulo de los robos en los supermercados.

En ocasiones, a los administradores de estos sitios les resulta curioso cuando realizan el monitoreo y detectan la actitud sospechosa de algún visitante que transita por los pabellones del almacén. Desde ese momento, las pantallas de revisión lo siguen. Puede que logre o no logre su objetivo de cargar la bolsa con productos. Todo depende de que tantos ojos él crea que hay a su alrededor. Lo que no toma en cuenta es el ojo invisible que hay en alguna parte del negocio, provisto por las cámaras de seguridad que, entre más indetectables, más efectivas son.