No existe la renta inesperada para los granos en Argentina

Granos

El único producto que aumentó su valor en la Argentina es el trigo, y las exportaciones están cerradas.

Las declaraciones del ministro de Economía, Martin Guzmán, sobre “la creación de un nuevo impuesto para que el shock internacional no sea solo para unos pocos”, en referencia al supuesto aumento que se produjo en el precio de las materias primas agrícolas, no tienen fundamento si se analiza la realidad de los hechos.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Si bien las cotizaciones de los productos agrícolas reaccionaron con una fuerte suba inicial ante la invasión militar efectuada por Rusia a Ucrania, luego el incremento se fue diluyendo.

Eso sucedió en la medida que el mercado iba asimilando el efecto de la invasión sobre el nuevo escenario del trading global.

La semana pasada, Guzmán reveló en una entrevista televisiva que estudia un aporte de los sectores que gozaron los aumentos en el precio de las materias primas por la guerra del Mar Negro.

En este sentido destacó que se está trabajando en un mecanismo para “redistribuir la renta inesperada” que abarcaría a las materias primas que experimentaron en sus precios luego del inicio del conflicto bélico.

El análisis de la variación de precios en el mercado internacional y en nuestro mercado interno, desde el día que comenzó el conflicto el 24 de febrero pasado hasta el cierre del mercado el 12 de abril, es la mejor forma de demostrar que el aumento inesperado en el precio de los productos agrícolas no fue tal.

Por lo tanto, no se justifica ningún sistema de recaudación adicional como el que, de manera tangencial, propone el ministro.

Sólo el trigo

El desacople del maíz. En el mercado de Chicago, el cereal tuvo una ganancia acumulada de 40,65 dólares por tonelada en el período que va del 24 de febrero al 12 de abril. Pasó de 268 dólares a 309 dólares la tonelada, el equivalente a un aumento de 15%.

En la plaza local, por su parte, el maíz acumuló subas del 1% en el mismo periodo: pasó de 257 dólares a 260 dólares la tonelada.

Podemos concluir entonces que el maíz no ha sufrido ningún aumento inesperado o extraordinario en su precio.

El desacople de la soja. En el Mercado de Chicago, la oleaginosa acumuló subas de 10 dólares por tonelada en el período analizado: pasó de 606 dólares a 616 dólares la tonelada, lo que representa una ganancia del 2%.

En la Argentina, mientras tanto, el precio de la soja que recibió el productor acumuló ganancias de solamente 1%: su valor pasó de 434 dólares a 440 dólares la tonelada, entre el 24 de febrero y el pasado 12 de abril.

En este caso, la soja tampoco tuvo un aumento inesperado en sus precios.

El trigo, en cambio, siguió con tendencia alcista: tanto en nuestro Mercado como en Chicago.

En el recinto de Estados Unidos tuvo subas del 25%: pasó de 326 dólares a 406 dólares la tonelada.

En este cereal, el impacto del conflicto del Mar Negro tuvo un efecto mucho más alcista que en el resto de los productos agrícolas.

Sucede que Rusia-Ucrania son los primeros exportadores mundiales de trigo, con un volumen de 60 millones de toneladas: el equivalente al 30% del comercio mundial.

De manera contraria a lo que sucedió con la soja y el maíz, en el mercado local el trigo mejoró 18% su valor. Pasó de 289 dólares a 340 dólares la tonelada.

Este incremento en el precio del trigo local se da en una circunstancia donde los registros de exportación están cerrados.

Resulta una paradoja, que el mercado del producto agrícola (trigo) que está intervenido por el Gobierno, con el cierre de sus exportaciones, haya registrado la suba que no se produjo en la soja y en el maíz, con menores niveles de intervención.

El Gobierno comete un error muy grave si confunde la fuerte suba que se produjo en Chicago –únicamente en trigo–, con una suba generalizada en el resto de las commodities agrícolas.

El análisis del comportamiento de los precios es una prueba fehaciente que la realidad es lo que indican los números, y no lo que asegura el Gobierno.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉