Misiones alza la voz ante las importaciones de yerba

yerba

Las importaciones de yerba mate siguen batiendo récords en lo que va del presente año 2021. Los últimos datos oficiales muestran que, hasta el pasado mes de agosto, la Argentina ya había comprado casi el mismo volumen anual importado en 2020, 2019, 2018 y 2017.

Es decir, cuando se conozcan los datos de septiembre, octubre, noviembre y lo que viene en diciembre, las importaciones de yerba marcarán un nuevo récord histórico. Entre enero y agosto de este año se compraron unas 30.000 toneladas (+12%) por casi 22 millones de dólares.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Uno de los que salió a reclamar un freno a las importaciones de yerba fue el senador nacional Maurice Closs. «Cuando el Estado, sin dólares, cada día decide donde poner las pocas divisas que quedan, la sucesión de errores e injusticias son inevitables», remarcó el misionero en Twitter.

«Ejemplo, haber quemado dólares para permitir una importación récord de yerba en detrimento de una economía regional y así controlar el precio interno», se quejó el ex gobernador que integra el partido provincial de Gobierno (Frente Renovador) que conduce el histórico, Carlos Rovira.

Las críticas de Closs a la Casa Rosada no parecen casuales. El oficialismo misionero perdió las últimas elecciones contra Juntos por el Cambio por primera vez en más de 20 años. A partir de esa derrota, el propio Rovira y el gobernador Herrera Ahuad empezaron a marcar diferencias con el Gobierno.

Tal como anticipó LPO, Rovira comenzó a tejer alianzas legislativas con partidos provinciales. La semana pasada recibió en su casa, a orillas del río Paraná en Posadas, al senador Alberto Weretilneck. También se habla de un acercamiento con el Movimiento Popular Neuquino.

Lo concreto es que los directivos de la Asociación de Productores Agrícolas de Misiones -APAM- viene denunciando que es cada vez más frecuente ver paquetes de yerba provenientes de Brasil (Mate Rojo) y Paraguay (Kurupí) en las góndolas de los supermercados argentinos.

Si bien los paquetes de medio kilo de ambas yerbas brasileñas y paraguayas se venden a valores superiores a los de las marcas argentinas, la idea del Gobierno es aumentar la oferta en las góndolas para intentar que los precios aumenten menos que la inflación.

De hecho, el Ministerio de Agricultura autorizó un aumento del 35% en el kilo de hoja verde durante el último año (periodo octubre-octubre). Esta suba se ubica al menos 15 puntos por debajo respecto a la inflación interanual medida por el INDEC (que superó el 50%).

Esta situación generó malestar entre los yerbateros que advierten que el precio pagado no cubre los costos de producción. Las mismas organizaciones de productores están pidiendo no vender el kilo de hoja verde a menos de 50 pesos (Agricultura laudó valor en 36 pesos).

Un informe del Instituto de la Yerba Mate (INYM) indicó que en el 2005 el consumo era de 6,3 kilos por persona por año. En 2020, en tanto, el consumo per cápita fue de 5,9 kilos anuales (-6%). En los últimos 15 años cada argentino dejó de consumir casi medio kilo de yerba cada año.

Cabe mencionar que la Argentina exporta unas 41.000 toneladas de yerba mate a granel y envasada por año que representan cerca de 90 millones de dólares. La mayor parte de los envíos van a Siria que concentra el 75% de las compras, seguido por Chile y Líbano.

 

La producción argentina, según datos oficiales, ronda las 250.000 toneladas por año. El área destinada a la yerba en nuestro país es de alrededor de 170.000 hectáreas, ubicadas en Misiones (85%) y norte de Corrientes (15%). Se cuentan actualmente unos 10.000 productores.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉