Los estragos del COVID-19 en la industria argentina

coronavirus

Con la tercera ola en la Argentina, el retail vio afectada su operación ante el aumento de casos confirmados y contactos estrechos.

El coronavirus afectó a la industria del retail desde su aparición en el 2020 en distintos sentidos. Durante el primer año, ante el boom de la demanda y el stockeo, se generó un alza en las ventas tanto en el canal físico como en el virtual. Además, esto impulsó también una mayor adopción del e-commerce, algo que impulsó a las cadenas a mejorar su logística.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Luego, durante el 2021 la demanda se amesetó y volvió a niveles más normales, con una reducción en los casos y una flexibilización de las actividades. Sin embargo, el 2022 comenzó con una tercera ola marcada por el impacto de la cepa Omicron, que generó altos niveles de contagios.

Distintas cadenas de supermercados y del comercio minorista en general debieron salir a avisar a sus clientes que se registrarán demoras en la atención como consecuencia de esa falta de empleados. Por caso, la francesa Carrefour le envió a su base de usuarios, vía mail, un «mensaje de Pablo Lorenzo», el CEO de la firma en la Argentina.

En el comunicado el retailer reconoce que el país se encuentra atravesando un escenario desafiante por la pandemia, y que esto afectó al plantel en las sucursales, así como también a los proveedores y a los centros de distribución. Por eso, el ejecutivo le pide disculpas a sus clientes y afirma que se está haciendo todo lo que está al alcance para «mejorar rápidamente el servicio».

Esta semana la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) publicó recomendaciones para el regreso al trabajo de casos confirmados de COVID-19 y contactos estrechos ante esta problemática de ausentismo en las compañías.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉