El lado oscuro de los supermercados argentinos

supermercados

Las ventas en los supermercados crecieron por quinto mes consecutivo, a octubre último, un 5,2% en relación al mismo mes del año pasado.

La novedad la dio a conocer en las últimas horas el Indec: las ventas en los supermercados crecieron por quinto mes consecutivo, a octubre último, un 5,2% en relación al mismo mes del año pasado. En una línea similar estuvieron las cadenas mayoristas: ahí la expansión de sus ventas fue del 4% a nivel interanual.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

El lado «B» de esa buena noticia es lo que sucede con los salarios: en el caso de las grandes cadenas minoristas, la mejora en los ingresos de los trabajadores fue del 42,7%, a lo que habría que añadir los $13.000 del bono de fin de año. Como sea, esa suba estuvo algunas líneas por debajo de la inflación anual.

Peor es lo que sucedió en las cadenas mayoristas: ahí la mejora salarial de los trabajadores del sector resultó del 39,5%. El sueldo promedio en ese sector alcanza los $98.100.

Este escenario refleja lo sucedido este año hacia el interior de los distintos sectores de la economía.

Los ingresos de los trabajadores no pueden seguir el ritmo de la inflación, cuando los precios «viajan» al 50% interanual, o incluso algo más.

Esa pérdida del poder adquisitivo pone límites a la recuperación de la economía.

Este año, la expansión podría ubicarse en torno al 10%, pero basada en la inversión y en el sector externo, con precios de los productos exportados en valores cerca de los récord históricos.

Pero ese crecimiento dejó rezagado al consumo popular. De nuevo: con aumentos salariales por debajo de la inflación, es imposible que el consumo crezca.

Peor les va a los trabajadores que -a diferencia de los supermercadistas y de tantos otros- trabajan en la informalidad. O son monotributistas o autónomos.

De hecho, durante el último año, la recuperación del mercado laboral se basó en esos sectores y no entre trabajadores «en blanco», que forman parte de la «crema» de ese mercado.

Para tener en cuenta sobre ese nicho

Son medio millón de personas que trabajan en el sector privado. Pertenecen a lo que puede considerarse la «crema» del mercado laboral. Son empleados de distintos gremios, tanto en el sector servicios como en la industria. Y en su mayoría tendrán aumentos salariales en línea con la inflación, algo que muy pocos podrán decir cuando, en una semana, finalice este 2021 con una suba de precios cercana al 50% interanual.

Este lote de trabajadores se suma a los casi 500.000 que trabajan en la administración nacional y que percibirán un bono por $20.000 junto con el salario de diciembre.

Con este adicional, los empleados públicos finalizarán este año con una leve mejora real (por encima de la inflación), por primera vez desde que se inició la crisis, en abril de 2018.

Los gremios son: camioneros, trabajadores de la carne, aceiteros, industriales de la alimentación y de los peajes.

Para tener en cuenta: del millón de trabajadores que están en el comercio, sólo lo percibirán aquéllos que están empleados en las cadenas de supermercados, que son menos de 100.000.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉