¿Qué está sucediendo con la logística de última milla?

el futuro de las empresas

Por Jose Antonio Vallejo, Founder & Chairman en VALLEJOGROUP

 

La incertidumbre continua en la cadena logística ante los nuevos escenarios tanto internos y externos.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Mientras la logística avisa de nuevos desabastecimientos por el colapso en Shanghái, la última milla se reinventa.

¿Cuál es el panorama actual?

El sector logístico va de sobresalto en sobresalto desde hace doce meses

1️⃣ El primer episodio fue la crisis marítima de la segunda mitad del 2021, provocada por un exceso de demanda y un acaparamiento de barcos por parte de China, que multiplicó por cinco el precio de los fletes marítimos (el derecho para navegar) y duplicó el tiempo medio de recepción de la mercancía, de cuatro a ocho semanas.

2️⃣ El segundo se produjo con el encarecimiento en la cadena del petróleo y de todas las materias primas, lo que ha obligado a los clientes a reducir sus pedidos y, por lo tanto, la mercancía a transportar.

3️⃣ El tercer episodio parte del encierro en Shanghái. “La imposición de nuevas restricciones en China supone una puntilla más para el sector de la logística y el transporte, especialmente para el transporte marítimo mundial”.

Ante estos acontecimientos se visualiza un panorama donde la crisis se prolongará durante todo 2022 y se retoma la idea de reducir la dependencia logística de destinos lejanos y relocalizarla en zonas de proximidad.

¿Qué está sucediendo con la logística de última milla?

Aunque el e-commerce ha crecido realmente rápido en el último año, lo que se ve a simple vista con el aumento de los repartidores en las calles de muchas ciudades. Donde esta subida en la demanda es −claramente− beneficiosa para el rubro, generando nuevos empleos y dinamizando la economía, sin embargo, tiene consecuencias colaterales importantes, en especial el impacto en la infraestructura vial urbana, en el medio ambiente y por consiguiente, en la vida de las personas.

Ante este panorama se hace imprescindible la implantación de centros de consolidación en las ciudades para acelerar las entregas, el uso de vehículos respetuosos con el medio ambiente y la extensión de las redes de lockers o taquillas, a todo esto, se añade también su completa automatización, ya sea por tierra o por aire.

Es claro que vamos a ver un mayor dinamismo del sector Inmologístico, una mayor demanda por espacios de almacenaje urbano con el fin de contar con mayores stocks, a raíz de los retrasos en la llegada de productos (por los acontecimientos tanto internos como externos), por consiguiente, escasez de suelos y un incremento en los precios.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉