Nicolás Goldstein: La pandemia desde la mirada del CFO

Nicolás Goldstein

Ya ha transcurrido más de medio año desde que comenzó la pandemia de COVID-19 y, si bien algunas economías están tomando medidas para la reapertura, la incertidumbre sigue prevaleciendo. Los CFOs y los equipos de finanzas con los que trabajamos han superado las etapas iniciales de la crisis, pero siguen intentando dar sentido a las nuevas realidades económicas.

En las últimas semanas, he hablado largamente con clientes de todo el mundo. Las experiencias de los directores financieros varían mucho de un país a otro y de cada industria, pero hay cinco temas comunes que surgen en la forma en que los CFOs enfrentan el presente y el futuro inmediato:

Banner_frasco-suscripcion-800x250
  1. «Normal» no será lo que solía ser. Nadie sabe cuándo terminará la pandemia, pero se está haciendo evidente que muchas empresas nunca volverán a la vieja forma de hacer las cosas. Por ejemplo, algunas compañías se hicieron virtuales a toda prisa y han descubierto que les gusta la nueva forma de operar. Puede que nunca vuelvan a tener a todo el mundo reunido todos los días en una oficina central. Ante esto, están repensando su enfoque de los bienes raíces y, de hecho, el concepto mismo de una oficina.
  2. La globalización puede no ser una gran idea. Muchas empresas con sede en un país, pero con operaciones de fabricación en otro, están examinando nuevas opciones de abastecimiento. A medida que la pandemia se fue desarrollando, la fiabilidad se incrementó. Ahora las compañías quieren ejercer más control sobre dónde y cómo hacen sus productos. Las relaciones entre los ecosistemas suelen ser las que más sufren durante las disrupciones masivas del mercado. Dada la creciente adopción de cadenas de suministro mundiales basadas en los ecosistemas, esto constituye un desafío para los fabricantes. Deben comprender las implicaciones de COVID-19 y las disposiciones contractuales para cada uno de los actores críticos del ecosistema, incluidos los proveedores de materiales, las empresas contratistas, los cofabricantes y los proveedores de logística.
  3. La planificación de escenarios es la clave para el progreso futuro. En la planificación y el análisis financiero, hay más variables en juego y un alto nivel de volatilidad parece ser una condición permanente. Las empresas necesitan la capacidad, no sólo de desarrollar múltiples escenarios a alta velocidad, sino que también de desarrollar planes de acción detallados para acompañar cada escenario. Y los CFOs necesitan hacer pruebas de estrés en los balances de sus compañías para cada escenario, incluso para algunos que pueden haber parecido muy improbables hace sólo un año.
  4. Más Inteligencia Artificial. Las empresas pueden pedir a los trabajadores que adopten el distanciamiento social o que trabajen desde casa, pero deben seguir experimentando e innovando. Cada vez más empresas reconocen el valor de la inteligencia artificial para analizar grandes cantidades de datos y obtener conocimientos que pueden utilizarse para todo, desde la predicción de la demanda de los consumidores hasta la identificación de nuevas fuentes de suministros clave.
  5. La cuestión es gastar con prudencia (en lugar de liquidez). Al principio de la crisis, nuestros clientes estaban preocupados por la liquidez. Pero ahora la mayoría de las empresas con las que hemos hablado no tienen problemas de efectivo y algunos CFOs han dicho que sus directorios les han pedido que pidan más dinero prestado. La pregunta clave es qué hacer con el dinero en efectivo; las empresas están trabajando duro para evaluar las posibles inversiones (incluidas algunas oportunidades de fusiones y adquisiciones), pero también están utilizando nuevas tecnologías para evaluar y gestionar los riesgos asociados a cada inversión.

Decir que la primera mitad de 2020 ha sido un reto sería quedarse corto. Sin embargo, en su mayor parte, los directores financieros están entrando en la segunda mitad del año con cierto nivel de optimismo. Y, dado que han sido capaces de lograr cosas que nunca hubieran creído posibles -como «virtualizar» sus operaciones casi de la noche a la mañana, ayudar a encontrar nuevos mercados y usos para los productos de sus empresas, y mantener las cosas funcionando más o menos bien a través de las peores etapas de la pandemia- han ganado confianza en su capacidad para hacer frente a lo que les depare la segunda mitad del año. Las oportunidades son infinitas y el momento de avanzar, ahora.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉