Nicolás Deino: Banca, cloud y talento

Banca

El panorama competitivo de la banca ha cambiado. Y, en ese contexto, hoy migrar a la nube no es suficiente. La competencia en la nube ya no da ventaja a un banco, sino que se requiere el dominio de la nube, se trata de ser una empresa Cloud First. Sin embargo, un estudio reciente de Accenture mostró que 65% de los bancos no consigue captar el valor que esperan de sus usos de la nube. Una de las razones de este resultado es el talento. De esa forma, 36% de los líderes de TI y de negocio afirma que la falta de conocimientos sobre la nube es uno de los tres mayores obstáculos a los que se enfrenta su empresa para la transformación con cloud.

Pero la contratación no es una solución suficiente para la escasez de habilidades en la nube, debido a que la captación del talento adecuado y la contratación se produce con un retraso promedio de ocho meses. Esto significa que la banca debe centrarse en capacitar a sus empleados actuales.  Sin embargo, no sólo hay que cultivar las habilidades tecnológicas. Muchas empresas abordan la transformación digital centrándose principalmente en la tecnología. Pero el éxito digital surge de la combinación adecuada de estrategia y capacidades humanas. No conseguir esta combinación es una de las principales razones por las que 79% de los planes de transformación digital se retrasan, reducen o directamente fracasan.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Fluidez digital en la banca

La transformación en la nube requiere que toda la empresa (áreas de negocio, tecnología, operaciones, finanzas, RRHH, compras y todas las áreas de soporte) trabaje en cloud y adquiera fluidez digital, que va más allá del simple uso de las herramientas digitales. Se trata de que las personas puedan utilizar esas herramientas para crear algo nuevo. Los profesionales quieren desarrollar su fluidez digital. Y, según un estudio de Accenture, las principales habilidades que quieren aprender los profesionales a nivel mundial son ciberseguridad (69%), herramientas de colaboración digital (66%) y la nube (63%).

Entonces, ¿cómo pueden los bancos crear y mantener comportamientos que apoyen la fluidez digital de los trabajadores? Necesitan personas con la actitud correcta (mentalidad de crecimiento), las habilidades adecuadas (competencias para el éxito) y la visión (para ver el valor para ellos mismos y para la empresa). Una iniciativa de capacitación digital debe tener en cuenta cada uno de estos tres factores.

Las organizaciones deben personalizar y acelerar los viajes de aprendizaje que ofrecen, alineando a los individuos con las habilidades futuras para impulsar la adopción de nuevas habilidades y crear una cultura de aprendizaje. Los líderes de la nube son significativamente más propensos que sus competidores a adoptar una cultura de aprendizaje continuo. Utilizan tecnología inteligente para adaptar la formación a las habilidades laborales requeridas y ofrecen formación que utiliza métodos experimentales como la gamificación, la realidad virtual y la realidad aumentada. Ofrecer el aprendizaje de esta manera no sólo ayudará a mejorar el viaje en la nube de una organización de servicios financieros, sino que también impulsará su agilidad organizativa de manera más amplia. Hay una serie de beneficios adicionales, como una mayor creación de valor; más colaboración; mejor gestión del cambio; mayor innovación; y una mejor experiencia del cliente.

Inteligencia artificial

Para alcanzar el éxito es fundamental también que en la banca desarrollen inteligencia artificial, para potenciar todo el proceso de formación, al reunir información inteligente, contenido hiperrelevante y una experiencia centrada en las personas. La IA avanzada, el aprendizaje automático y el aprendizaje profundo se pueden utilizar para mejorar la experiencia de aprendizaje de los trabajadores a lo largo de todo el recorrido, y puede desplegarse a escala.

La oportunidad para la industria financiera en la capacitación de sus colaboradores es importante. De acuerdo con un estudio reciente de Accenture y País Digital, si es que el sector invierte hoy en nuevas tecnologías y en la preparación de las personas para trabajar en conjunto con ellas, se podrían agregar al PIB de Chile US$ 1,3 mil millones hacia el año 2030. No perdamos esta oportunidad.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉