Los retos del presente para las telecomunicaciones

Claudio Torres, Regional Manager Cono Sur de D-Link

Por Claudio Torres, Regional Manager Cono Sur de D-Link

Las telecomunicaciones cumplen un papel fundamental en la vida y desarrollo de las personas. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) conmemora el Día Mundial de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información, desde hace más de 50 años, como celebración de la fundación de la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones) cuya misión es promover el desarrollo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) de modo de facilitar el acceso a ellas reduciendo así las brechas digitales. Su aporte es esencial y tiene un gran impacto en diversos campos como la educación, la economía, la medicina, etc.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

En medio de la pandemia, nos dimos cuenta de la importancia de contar con servicios de telecomunicaciones que ahora son básicos, que garanticen continuidad y conectividad constante a los usuarios. Sin embargo, se hizo evidente que estos servicios básicos no llegan a todos de manera igualitaria, y a pesar que la internet fue declarada como un derecho humano hace algunos años, el acceso universal e igualitario a ella sigue estando lejos de ser una realidad, las consecuencias de esta realidad tiene múltiples impactos en el desarrollo tanto económico como social.

La buena noticia es que, gracias a la Ley de Transformación Digital vigente en Chile, se están multiplicando los esfuerzos por democratizar el acceso a la conectividad en regiones. Sí, también tenemos que valorar el trabajo del gobierno, pues somos el primer país de Latinoamérica en desplegar el 5G a nivel nacional y hasta el momento, el trabajo está apuntado a que la cobertura sea lo más equitativa posible, pero no se trata solo de la infraestructura, sino también de la formación que se le entregue a la población sobre sus usos y beneficios.

De acuerdo a los resultados preliminares del Barómetro de Brecha Ciudadana Digital 2021, en nuestro país, las personas de bajos ingresos, con menores niveles de educación y las mujeres son quienes tienen mayores dificultades para acceder a servicios digitales, como los mismos trámites del Estado ligados a la Clave Única, el comercio electrónico e incluso el teletrabajo. Nuestro reto ahora es ese: reducir la brecha digital dando acceso al empleo, a la información y educación, para así mejorar la vida de las personas.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉