Iniciando un emprendimiento de manera exitosa

emprendimiento

Por diversas razones, la pandemia del coronavirus se posicionó como un gran catalizador del emprendimiento; ya sea para ayudar a las familias ante las pérdidas de trabajos, generar mayores ingresos, satisfacer nuevas necesidades y demandas o para poder gestionar de mejor manera los tiempos familiares, más chilenos y chilenas se atrevieron a emprender en los últimos años. De hecho, según cifras de la consultora internacional IPSOS en enero del año pasado, un 46% de los chilenos comenzó un emprendimiento durante la pandemia, mientras que otro 37%, si bien no lo ha hecho, sí lo ha considerado.

Pero también muchos emprendedores se vieron obligados a ‘bajar cortinas’ en este periodo. Solo en 2020, fueron 2.940 los comercios que bajaron sus cortinas definitivamente. Es decir, el 67,6% del total del comercio cerró sus puertas para siempre, según cifras de Georesearch.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Emprendimiento

Ya sea un nuevo emprendedor o uno que se viene levantando después de un fracaso, es importante saber manejar el negocio para poder enfrentarse a las adversidades que entrega este camino y opción de vida.

Alfredo Grez Kaulen, integrante de la Corporación de Apoyo al Emprendimiento G100 y director ejecutivo de diversas compañías como Katemu, DCS, Atakama Roofing, entre otros, bien conoce estos desafíos, por eso da siete claves para poder iniciar un negocio de manera exitosa.

  1. Definir el propósito del negocio y pensar en grande desde el inicio: de esta manera se consigue un equipo más comprometido, con una mejor visión de la carta de navegación y de la magnitud de las necesidades.
  2. No temer al error o al fracaso: el enfrentar los errores permitirá crecer y mejorar la capacidad de enfrentar futuros problemas.
  3. Resiliencia y perseverar es fundamental en la etapa inicial: se cerrarán muchas puertas y muchos dirán que no es buena idea, pero hay que seguir adelante.
  4. No confundir perseverancia con tozudez: esto desgasta y lleva a mantener la propuesta sin los cambios para atender las necesidades del mercado en el tiempo oportuno, o simplemente impide darse cuenta que la idea debe morir para transformarse en algo distinto.
  5. Nunca olvidar el origen y quienes han ayudado en el camino: ser agradecido y devolverle a la comunidad genera círculos muy virtuosos.
  6. Contar con una contabilidad ordenada y oportuna: facilitará la gestión, identificar ineficiencias de costeo, precios mal estructurados, adelantarse a necesidades de caja, entre otras cosas.
  7. El camino es más amigable en colaboración: es clave buscar gestores complementarios y equipos de trabajo comprometidos con el propósito. Hay que dejar atrás el ego, que puede hacer creer al emprendedor que sabe demasiado, que él es el único que debe desarrollar y ejecutar su idea, esto dificultará escuchar y enriquecerse del entorno, y hará más difícil ser un líder sano, contar con buenos equipos en la empresa y atraer potenciales socios.

En este último punto coincide María José Barreda, market director de WeWork Chile: el equipo es vital a la hora de que un negocio prospere o no, y por eso es tan relevante escucharlos y acercarse a sus necesidades. “Vemos que con la pandemia las prioridades de los colaboradores y equipos de trabajo en general cambiaron, por lo que es muy importante que los negocios sean conscientes de esta nueva realidad para que así puedan tomar las mejores decisiones”, comenta Barreda.

La ejecutiva destaca la importancia de la flexibilidad para las organizaciones en el regreso a la normalidad y, en ese sentido, vislumbra una oportunidad para las startups: “El mundo del trabajo se enfrenta a un cambio de paradigma en materia de recursos humanos y las startups y los emprendimientos más recientes corren con ventaja en ese nuevo escenario, donde la flexibilidad se posiciona como un verdadero motor en la retención de talentos”, asegura.

Inversión: clave para el crecimiento

Pero una vez que uno ha tomado la decisión de emprender -o incluso cuando ya se ha emprendido hace un buen tiempo- hay un aspecto clave a considerar: el financiamiento del proyecto.

Muchas veces invertir en emprendimientos innovadores o startups que prometen puede ser arriesgado, pero también puede ser beneficioso, no sólo desde una óptica económica, sino que además desde el punto de vista de cómo se potencia el ecosistema.

Por su parte, Cristian Tala, quien es emprendedor, inversionista y también ha sido mentor de diversas startups, señala que “la idea de invertir no se debe basar sólo en generar dinero, porque eso es aburrido, sino que el punto está en involucrarse y crecer con quienes formen parte del negocio, que ellos aprendan de mis errores y yo también pueda aprender de los suyos. De lo contrario solo pierdes o ganas plata -en un caso favorable-, pero no te llevas ningún aprendizaje”.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉