El trabajador merece un sueldo considerable

Paula Casarejos

Paula Casarejos -Gerente de Personas y Cultura de Kibernum

Señor director:

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Como ya es sabido, el alza del IPC afecta a las personas más vulnerables económicamente, ya que el dinero pierde valor y se afecta la capacidad adquisitiva. En consecuencia, el sueldo alcanza para menos bienes y servicios.

Si bien la inflación es un problema mundial, en Chile el panorama ha sido particularmente complejo: En el mes de marzo, el Banco Central estimaba terminar el 2022 con una inflación de 5,6%, cifra que elevó a 9,9% en junio. Todas las proyecciones quedaron cortas, ya que al mes de julio el indicador acumula un alza de 13,1%.

Según un estudio de Mercer de abril de este año, un 79% de las empresas indica que sí darán incrementos salariales para el 2023, tanto por inflación, como por mérito, pero en promedio el porcentaje de aumento total será de 6,53%. Considerando que a mitad de año ya llevamos un 13,1%, se ve una brecha importante con los datos del IPC para el próximo periodo, por lo que el reajuste, de realizarse, debiera hacerse de manera trimestral, tal como lo hacemos en la empresa desde hace años.

El aumento del IPC es tan impactante en el poder adquisitivo, que en un año como el 2022, la diferencia en un sueldo de referencia de 1 millón de pesos, entre una empresa que ajusta 1 vez al año con otra que ajusta trimestralmente (4 veces), puede llegar a ser superior a 500 mil pesos; y comparado con una que no ajustó puede superar los 700 mil pesos.

Por esta necesidad evidente, nos hemos comprometido con la premisa de que las personas requieren que su trabajo y su dinero valga lo mismo durante el año, y por ello, es que venimos desde hace años, haciendo el esfuerzo de ajustar periódicamente las remuneraciones, considerando lo vertiginoso del alza del costo de la vida. Y hoy más que nunca, considerando el contexto actual, haciéndolo de manera trimestral.

Estamos muy conscientes que no se trata de una medida fácil, pero creemos que la situación lo amerita, y que en un momento de incertidumbre, es necesario predicar con el ejemplo, por lo que invitamos a las compañías a hacer un esfuerzo real y valorar a los colaboradores más allá de las palabras. En tiempos complejos, un compromiso, se fortalece con medidas concretas y las empresas hoy tenemos la obligación de conectar y hacer frente al contexto que todos nos encontramos viviendo.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉