El rol de la inteligencia artificial en el futuro del trabajo

Claudia Pichuante

Por Claudia Pichuante- Senior Manager de Strategy & Consulting de Accenture Chile

Actualmente existe un verdadero impulso entre las empresas para hacer realidad la promesa y los beneficios de la Inteligencia Artificial (IA). A medida que aumenta su uso, la IA está reconfigurando la composición del trabajo. La automatización generalizada de las tareas rutinarias está creando nuevas necesidades de cualificación a medida que los humanos y las máquinas trabajan codo con codo. Esta evolución del trabajo ha dejado a muchas empresas compitiendo por una oferta críticamente escasa de talento cualificado.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Ahora, en medio de la Gran Renuncia, un número récord de personas está dejando sus puestos de trabajo a medida que la pandemia disminuye. El futuro del trabajo es muy diferente del pasado, ya que las empresas buscan ofrecer trabajos altamente flexibles y personalizados y la democratización de las oportunidades profesionales, independientemente de la procedencia, la ubicación física o el nivel de experiencia.

La IA desempeña un papel importante en el futuro laboral, no sólo en la redefinición del contenido de los puestos de trabajo, sino también para ayudar a las empresas a construir su futura fuerza de trabajo y utilizar el talento como una ventaja competitiva.

Con la ayuda de la IA, las empresas pueden contratar más fácilmente sobre la base de las habilidades y competencias en lugar de las credenciales; contratar personal alineando los recursos con proyectos y funciones que optimicen su probabilidad de éxito; retener el talento mediante condiciones de trabajo y trayectorias profesionales individualizadas, y mucho más.

La oportunidad de utilizar la IA en los procesos de las personas es grande; pero también es grande la responsabilidad de asegurarse de que la IA se diseñe, construya y despliegue de una manera que no sea sesgada, discriminatoria, injusta o inexplicable. Si los conjuntos de datos subyacentes utilizados para el entrenamiento del algoritmo están sesgados, es probable que los modelos produzcan resultados sesgados.

Para avanzar hacia la IA responsable se debe contar con una hoja de ruta, basada en un conjunto de principios que las empresas deben tener en cuenta. Entre ellos se encuentra innovar con y para la diversidad; mitigar el potencial de sesgo injusto; diseñar y aplicar la transparencia e invertir en una fuerza de trabajo de IA preparada para el futuro, entre otros. Pero ¿cómo poner en práctica estos principios?

Las soluciones responsables de IA necesitan contar con cuatro pilares: organizativo, operativo, de reputación y técnico. Las organizaciones que tienen éxito reconocen la necesidad de nuevas funciones, y mejoran activamente las competencias, las desarrollan o las contratan. El establecimiento de criterios de éxito, incentivos y formación claros ayuda a cultivar estas nuevas funciones y habilidades, así como a alimentar una cultura de IA responsable que permita a los individuos plantear sus preocupaciones sobre los sistemas de IA, sin sofocar la innovación.

Una cosa que la pandemia ha dejado clara es que el futuro lugar de trabajo no se parecerá en nada a lo que había antes. El modo y el lugar de trabajo han cambiado para siempre. Se necesitan nuevas habilidades y enfoques para encontrar y aprovechar el talento. A medida que las empresas se enfrentan a este reto, la IA diseñada y desplegada de forma responsable puede ser parte integral de la solución.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉