Unos 700 jóvenes protagonizan una «maratón de innovación»

Dedo señalando pantalla digital

El Ministerio de Economía y Energía, a través del Programa Mendoza Futura, inició la primera hackathon educativa, que culminará el 16 de agosto. La actividad propone a los estudiantes diseñar en equipo soluciones creativas e innovadoras a problemas del mundo real. Pone en juego sus conocimientos científicos y tecnológicos, la imaginación y el trabajo colaborativo.

«Estamos sorprendidos de la creatividad de los chicos. Vimos las exposiciones de los proyectos de Episodio 2, con aplicaciones en base a los desafíos que les dimos como pautas desde la Provincia. Entre ellos se destaca el impacto que debían tener en materia social y/o ambiental», explicó Lucas Carballo, responsable del programa.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

«Hay proyectos, como manejo de stocks de los insumos de los celadores en las escuelas, aplicaciones para mejorar la calendarización de los sistemas de riego, asistencia de alumnos a través de un QR, entre otros, que son muy interesantes», añadió el funcionario.

El encuentro se propone como un espacio de creación, a través del cual se busca promover en los estudiantes distintas capacidades y habilidades: comunicación y aplicación de diversos lenguajes; organización y planificación en equipos de trabajo; perseverancia; pensamiento computacional; toma de decisiones conjuntas; aprendizaje autónomo compartido y creatividad. Sobre estas habilidades están establecidos los criterios e indicadores de evaluación.

Se basa en el enfoque STEAM (sigla en inglés de science, technology, engineering, arts, mathematics: ciencia, tecnología, ingeniería, arte, matemática). La hackathon busca enseñar, a través del trabajo por proyectos, el pensamiento creativo para lograr mayor contextualización y conseguir un aprendizaje significativo.

Hay dos categorías para enmarcar los proyectos: entorno social y educativo. Los estudiantes son acompañados por el facilitador y asistidos por mentores durante la hackathon, a lo largo de dos semanas.

Los equipos están compuestos por grupos de dos o tres estudiantes, que deberán lograr un producto que resuelva el desafío planteado. Para ello desarrollan una carpeta de campo, un video explicando el proyecto al jurado y una carpeta que contiene los archivos del programa.

«El potencial del capital humano de nuestros jóvenes es altísimo. Notamos una gran motivación de los chicos por continuar capacitándose. Seguiremos visitando las hackatones de los departamentos y a fin de año realizaremos una gran muestra en la Nave Cultural con la participación de los más de 1.000 jóvenes que hoy participan en el programa», finalizó Carballo.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉