Precios bajos, obsesión y ¿necesidad?

Según pública infoRETAIL:

La reducción de gastos generales es una prioridad para el consumidor actual. De hecho, el 44% de los ciudadanos a nivel global -porcentaje igual al de la media de España- está recortando su presupuesto, lo que supone un aumento del 33% respecto a noviembre de 2020.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

En este contexto, el 61% de los consumidores está inquieto por su situación financiera, siendo los millennials (66%) y la generación X (64%) los más preocupados, y los boomers (55%) los que menos. Así se desprende de la segunda edición del informe anual sobre tendencias de consumo del Instituto de Investigación Capgemini, ‘Lo que importa al consumidor actual’, que revela el impacto del aumento del coste de la vida en los hábitos y preferencias de gasto entre los consumidores, después de una encuesta realizada a 11.300 consumidores en 11 países.

El informe indica que, mientras las organizaciones minoristas siguen afrontando alteraciones del mercado, existe la necesidad de transformar las operaciones para satisfacer las cambiantes expectativas de los consumidores que ahora demandan productos más asequibles y que les permita beneficiarse de la reducción de costes.

Todo ello se ve reflejado en cambios en los comportamientos de compra. En España, un 70% prioriza la compra de marcas blancas, situándose cinco puntos porcentuales por encima de la media global (65%). Del mismo modo, el 63% de los españoles dedica más tiempo a buscar promociones y rebajas en los productos online que la media mundial, situada en un 58%.

A nivel global, el 73% realiza menos compras impulsivas, mientras que el 69% recorta gastos no esenciales como productos electrónicos, juguetes y el ocio nocturno, además de retrasar la compra de artículos de lujo. Además, ahorrar dinero es una prioridad para la mayoría, ya que el 64% de los consumidores compra productos en hipermercados y tiendas de descuento.

Con el objetivo de ahorrar, el 70% de los consumidores españoles elige marcas blancas y el 65% invierte más tiempo en buscar promociones ‘online’

“Las empresas minoristas tienen la oportunidad de replantear radicalmente su estrategia operativa para capear el temporal y trasladar esta mejora a los precios. Al identificar nuevas fuentes de ingresos, crear nuevos mercados, transformar las operaciones y optimizar costes, las empresas pueden tener éxito sin comprometer la sostenibilidad o la experiencia general del cliente”, analiza la responsable global de Retail del Grupo Capgemini, Lindsey Mazza.

De igual modo, recuerda que “aprovechar la tecnología para la planificación inteligente de la demanda, la gestión de existencias y las operaciones automatizadas, no solo puede ayudar a reducir costes y mantener los márgenes, sino que también aporta beneficios de sostenibilidad a las organizaciones”. En relación a esto, el 56% de los consumidores españoles cree que la tecnología ayudaría a bajar los precios, mismo porcentaje que la media mundial.

Reevaluar estrategias

Por otro lado, la sostenibilidad sigue siendo un factor importante a la hora de decidir en qué comercio o marca comprar, pero solo el 41% de los consumidores de todo el mundo reconoce estar dispuesto a pagar más por un producto que considera sostenible. Se trata de un significativo descenso en comparación con los resultados del informe de 2020 (57%).

De igual modo, el informe destaca que las marcas y los minoristas deben reevaluar sus estrategias de fijación de precios para ofrecer opciones asequibles pero sostenibles a los consumidores, además de programas de fidelización que ayuden a los clientes a sortear la crisis actual y, al mismo tiempo, fidelizarlos a largo plazo.

El 80% de los ‘baby boomers’ españoles prefiere realizar sus compras en tienda física, frente a un tercio (36%), que opta por la compra ‘online’

Además, las empresas también se enfrentan a retos como el aumento de los costes energéticos, laborales y de transporte. Sin embargo, según el informe, el 67% de los consumidores asegura que las marcas y los minoristas deberían ofrecer precios más bajos por los productos de primera necesidad. En España, se espera que la generación X (86%) y los baby boomers (88%) sean más fieles y premien a las empresas que les ayuden a superar estos momentos difíciles. Las expectativas a nivel global se reducen (80% y 79%, respectivamente).

Asimismo, el informe subraya que los minoristas y las empresas de productos de consumo deberán transformar su estrategia operativa para lograr reducciones de costes de una manera que también responda a las expectativas de sostenibilidad y comodidad de los consumidores. Modificar la forma en que las organizaciones utilizan la mano de obra, adoptar una cadena de suministro tecnológica y automatizar las operaciones del almacén también puede contribuir en gran medida a mejorar el reto logístico de la entrega de última milla y reducir costes.

En cuanto a la venta por canales, ocho de cada diez baby boomers españoles prefieren realizar sus compras en tienda física, frente a un tercio (36%), que opta por la compra online. Sin embargo, casi cinco de cada diez jóvenes de la generación Z (49%) se decantan por adquirir sus productos de forma virtual, mientras que sólo tres de cada diez lo hacen con la modalidad presencial.

Por último, el estudio sugiere que, aprovechando el poder de los influencers en las redes sociales y expandiéndose a nuevos canales para llegar a los clientes, las marcas pueden generar nuevas fuentes de ingresos y oportunidades de crecimiento. En este sentido, revela que el 70% de los consumidores que compra productos en las redes sociales confiesa que confía en los influencers cuando utiliza el producto y comparte sus propias experiencias y opiniones, siendo la generación Z la más comprometida en este sentido: casi la mitad (48%) descubre nuevos productos a través de influencers en internet y el 32% llega a comprarlos.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉