Gestión de activos hacia el 2025

Así lo determina un nuevo informe de Accenture, el cual identifica los cinco elementos que marcarán la gestión de activos en los próximos años.

Un nuevo estudio de Accenture identificó los cinco elementos que transformarán la gestión de activos de las empresas hacia el año 2025.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

  1. Estrategia de producto:

El 83% de los gestores de activos de las empresas a nivel mundial está de acuerdo con que su organización está buscando activamente expandirse hacia nuevos productos y estrategias de inversión. Parte de esta expansión será impulsada por la hiper-personalización, ya que los clientes buscan productos y servicios adaptados a sus objetivos y plazos específicos.

Guillermo Orrillo, Director Ejecutivo de Strategy & Consulting de Accenture Chile, explicó que “muchas empresas están replanteando toda la cadena de valor de sus productos, desde la ideación hasta la gestión proactiva, pasando por la gobernanza. Esta transformación puede dar lugar a una mejor selección de productos por adelantado junto con una mejor gestión continua. Dentro de esta estrategia la sustentabilidad tiene un rol cada vez más importante y, de acuerdo con nuestro estudio 79% de los gestores de activos espera que la «economía de propósito/la inversión de propósito» sea una característica creciente en los próximos años”.

  1. Ventas y distribución:

Los gestores de activos de todos los tipos y tamaños identificaron en el informe la distribución de productos como una parte esencial de su transformación general. De hecho, 91% de los encuestados tiene la intención de transformar su cadena de valor de distribución de productos en los próximos cinco años. Aunque la transformación de la distribución requerirá capacidades tecnológicas avanzadas, el estudio de Accenture muestra que menos de un tercio de los gestores de activos encuestados (28%) dijo que sus empresas han adoptado plenamente los nuevos avances digitales necesarios en toda la organización.

Orrillo destacó que “es necesario transformar todo el modelo de ventas y distribución de principio a fin, hasta la interacción con el cliente. Para ello es necesario romper los silos tecnológicos y organizativos en las ventas, el marketing y la distribución para que estas diferentes funciones puedan crear y ofrecer, en colaboración una experiencia de cliente sin fisuras. La eficacia de la distribución de los productos dependerá de la capacidad de los gestores de activos de proporcionar información y contenidos oportunos a los inversores, asesores y equipos de ventas internos. Para esto la gestión de datos es especialmente importante, incluida la de los clientes, de mercado, del sector, operativos, así como datos de ventas y marketing. La analítica y la IA son especialmente cruciales”.

  1. Nuevas tecnologías:

Las nuevas capacidades tecnológicas serán especialmente importantes para las empresas en su camino hacia la escalabilidad, incluyendo la capacidad de innovar. Estas capacidades pueden ayudar a las empresas a adaptarse rápidamente a la evolución de los productos y servicios, incluyendo aquellos que son altamente personalizados.

Guillermo Orrillo explicó que “la IA, la analítica y los datos alternativos a escala desempeñarán un papel destacado en el conjunto de herramientas de los gestores de activos como vía para obtener mejores rendimientos. Sin embargo, en la actualidad, 74% de las empresas todavía están en la fase de planificación y experimentación o están llevando a cabo pequeños despliegues de IA. Alrededor de una cuarta parte (26%) ya se está ampliando. Para 2025 esa cifra debería aumentar considerablemente. La tecnología será clave para garantizar que las capacidades de las empresas puedan adaptarse a la evolución de los productos y servicios”.

  1. Operaciones inteligentes:

El panorama de la gestión de activos parece estar evolucionando más rápido que la capacidad de las empresas para adaptarse operativamente, presionando a las organizaciones para que implementen operaciones y tecnología y escalables. Más de cuatro quintas partes (85%) de las empresas encuestadas creen que los gestores de activos necesitan reestructurar y redefinir radicalmente las operaciones de para centrarse más en los diferenciadores competitivos.

Orrillo destacó que “modelos operativos que promuevan la automatización y la escala son imprescindibles. Las operaciones de inversión inteligentes pueden crear un motor tecnológico de innovación de primer orden y ofrecer procesos que generen valor y se centren en el cliente. Es necesario utilizar la tecnología y la infraestructura de datos para lograr escala, automatización y reducción de costos”.

El experto agregó que “La nube es ahora un componente crítico de la escalabilidad. El 63% de los encuestados está de acuerdo en que un beneficio clave de cloud es mejorar la eficiencia operativa para las actividades de cambio y ejecución. Y el 57% señala la ventaja de que la nube puede apoyar una mayor agilidad empresarial y ayudar a las empresas a responder a los acontecimientos cambiantes. Sin embargo, sólo el 8% de los gestores de activos han completado su viaje a la nube”.

  1. Talento:

En los próximos años, las empresas deberán impulsar un cambio cultural al interior de sus organizaciones. Los gestores de activos del futuro reinventarán cómo asignar tareas, estructurar los roles de trabajo, aumentar la creatividad y experiencia de los trabajadores con la tecnología, y desarrollarán las habilidades digitales de sus colaboradores. A medida que la IA se integre en la fuerza laboral, las empresas podrán replantearse las competencias y superar los modelos laborales tradicionales. Si los gestores de activos pueden diseñar sistemas que combinen eficazmente las habilidades de las personas con la automatización, serán capaces de idear estrategias empresariales disruptivas.

Link al estudio: accenture.com/_acnmedia/PDF-154/Accenture-Future-of-Asset-Management.pdf


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉