Pedro Gómez Madrid apostando a la sostenibilidad desde los orígenes

Mucho tiempo ha pasado desde las idas y venidas de un jovencísimo Pedro Gómez a la pollería de su amigo «Huevines» en la calle de las Tres Cruces donde recogía las plumas con las que comenzó confeccionando sacos de dormir y que más tarde darían lugar a los primeros plumíferos que se conocieron en España.

Apasionado de la montaña, desde su fundación en 1959, Pedro Gómez ha querido que sus prendas sean sinónimo de sostenibilidad. Un término cada vez usado con más frecuencia como consecuencia de la velocidad vertiginosa con la que vivimos actualmente. Sin embargo, el contexto en el que se inició esta marca era completamente diferente, lo que favoreció un proceso de confección en busca de la durabilidad de las prendas y el máximo provecho de los recursos disponibles. Una declaración de intenciones que se quedó grabada en su historia y que, aún hoy, se mantiene como hoja de ruta en la que la sostenibilidad viene avalada por toda una serie de puntos claves e irrenunciables.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Así, defiende el «Made in Spain» aplicado a todo. Un proceso de producción limitado y debidamente controlado gracias a la manufactura artesanal en España. Cada plumífero Pedro Gómez está confeccionado a mano y con tiradas limitadas, causando el mínimo impacto medioambiental posible.

La «fabricación bajo demanda» sigue siendo uno de sus servicios estrella, con la personalización de prendas únicas bajo pedido de cada cliente. Múltiples combinaciones para obtener un Pedro Gómez único, porque dejan claro que la sostenibilidad no tiene que ir reñida con la imaginación. Respecto a las materias primas (tejidos, pluma, cremalleras, puños, etc.) cuentan con proveedores españoles y europeos, lo que facilita la economía de proximidad.

Clara es su apuesta por la recuperación de tejidos heritage con más de 40 años. Aunque Pedro Gómez entrase en un lapso temporal entre 1997 y 2019, los tejidos retro siguen más vivos que nunca. Dentro de su extensa cartera de colores y texturas, ofrecen s materias primas de la primera etapa de la marca tanto en productos de stock como en personalizaciones. Así, la prenda tiene un valor añadido para el público más nostálgico, sabedor de que en su prenda tiene una pequeña parte de la gran historia de esta marca.

Sostenibilidad de la pluma y capacidad de reciclaje. El origen de las materias primas de las prendas Pedro Gómez está controlado gracias al desarrollo y trabajo con los mejores criaderos de ocas y patos de Aquitania, Pirineos y Poitou. Ello les permite ofrecer una calidad natural «made in France», en la que los requerimientos en materia de trazabilidad, dignidad animal y preservación del entorno cumplen el estándar más exigente y queda certificado con la etiqueta Down Pass. Además, el sello Oeko-Tex certifica que ninguna sustancia utilizada en el proceso de fabricación pueda ser nociva para la salud del hombre.

Por otro lado, el centro de producción de Saint Sever cuenta con la garantía ISO 9001 y 14001, que aseguran niveles excelentes de calidad, higiene, seguridad y respeto medioambiental. Su partner, Pyrenex, gracias al reciclado y a la coproducción procedente de las filiales agrícolas locales, se compromete a un proceso de desarrollo duradero y de economía circular. Pedro Gómez y Pyrenex piensan en consumidores responsables, preocupados por el bienestar de todos los elementos involucrados. Por eso, se comprometen con el bienestar animal, asegurando la calidad de los criaderos y sus prácticas.

Eco 360

Pedro Gómez ha desarrollado un ambicioso Eco-concepto envolvente que minimiza el impacto ambiental de sus productos en diferentes niveles. Una herramienta que permite optimizar todas las decisiones y los pasos que se den, desde el proceso inicial de concepción de la prenda hasta la entrega final. Todos sus esfuerzos ya están dando frutos en materias como uso responsable del agua, reducción de consumo energético, optimización de procesos de empaquetado y la revisión de cada detalle desde la óptica de la sostenibilidad.

Por último, la propia fidelidad de la marca a solo crear prendas extremadamente duraderas es toda una declaración de intenciones y una apuesta por un consumo más pausado y reflexivo. Y dejan claro que «si no es bueno para el planeta, tampoco para Pedro Gómez».


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉