Las novedades que tendrá Cabify en el mercado colombiano

Cabify

Juan de Antonio, fundador y CEO de la empresa, habla sobre el golpe de la inflación y dice que en el país son ‘más grandes que antes de la pandemia’.

¿Qué tanto ha cambiado Cabify con la pandemia?

Han sido dos años de reconstrucción del negocio, y diría que hemos salido fortalecidos, pues hemos aprovechado este tiempo para reforzar elementos diferenciadores. En la industria hay jugadores que se enfocan exclusivamente en precio, pero nosotros siempre hemos buscado ofrecer seguridad, calidad y sostenibilidad, lo que el resto de empresas no presta atención. Somos la misma empresa, pero más maduros.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

¿Cómo le ha ido a la operación?

En Latinoamérica y en Colombia en particular somos más grandes que antes. Hemos aprovechado para expandirnos a más barrios y distritos donde pensábamos que no había clientes que valoraran los aspectos que te mencioné, pero vimos que sí los hay.
También hemos sacado soluciones como envíos y nuestro servicio básico ha crecido mucho. En Colombia somos líderes en el segmento de taxi y lo que nos enseñó la crisis es que tener distintas alternativas permite ofrecer servicios según las necesidades. Y hemos avanzado al concepto de multimovilidad, y eso ayuda a que cuando una no funcione, te apoyes en las otras.

¿Y en las cifras financieras?

Se puede decir que la pandemia nos pilló confesados, pues antes Cabify ya era rentable y sostenible desde lo financiero.

¿Qué nuevas tendencias de uso está dejando la coyuntura?

En los últimos dos años hemos duplicado nuestros trayectos en Colombia, aparte de mantener los usuarios que teníamos hemos añadido un millón, y contamos con más de 100.000 conductores. Y lo que vemos es que los usuarios estamos cada vez más abiertos a alternativas que no sean nuestro vehículo particular, y eso nos lleva que tengamos nuevas categorías. Un ejemplo es ‘cuanto antes’, que ya está en otras ciudades y que manda el vehículo más cercano del cualquier tipo. Se espera que llegue a Bogotá durante este año.

¿Cuál es la apuesta de Cabify por la sostenibilidad?

Lo más sostenible es un transporte colectivo eléctrico, pero hay un porcentaje alto que piensa que eso no cubre sus necesidades, por lo que toca complementarlo, y los vehículos compartidos van en esa dirección, es un paso adelante: es más fácil descarbonizar una flota de 50.000 vehículos que varios millones, además que estos carros se usan de forma más eficiente y se renuevan más rápido, lo que también va mejorando la tecnología.

La clave es la regulación de la industria, pues puede servir como catalizador, pero hay que tener cuidado, el fin no justifica los medios, y tomar una mala decisión en la regulación también puede crear un efecto negativo.

¿Y ustedes como empresa?

Desde 2018 nos pusimos un impuesto a nosotros mismos para asumir un coste financiero por decisiones no sostenibles. Y trabajamos para descarbonizar nuestra flota, en España pues tenemos el compromiso de hacerlo en 2025 y Latinoamérica para 2030. Mientras, pagamos o creamos proyectos que compensan ese daño de la contaminación, y lamentablemente somos los únicos que lo estamos haciendo. En Colombia tenemos dos proyectos de compensación, que tienen mucho que ver con la parte de reforestación y preservación.

¿Cómo van las conversaciones para el tema de la regulación?

Nosotros llevamos en Colombia casi siete años, y en todos hemos seguido operando porque siempre tenemos una aproximación muy colaborativa, si quieres mejorar las ciudades tienen que trabajar con ellas. En Colombia no hay un marco regulatorio, pero eso es una oportunidad que tenemos para atacar problemas que tenemos, y es una oportunidad para todos, también para los taxis, pues hay elementos que la tecnología puede solucionar o mejorar.

¿Qué impacto ha tenido la inflación en su operación?

Un elemento importante de la sostenibilidad es la financiera, y no solo para Cabify, sino para los conductores. Nos preocupamos de que ganen lo suficiente para tener un nivel de vida suficiente, y por eso adaptamos los precios para que eso siga siendo así. Un servicio solo funciona si es sostenible para el conductor. En momentos inflacionarios, las empresas deben adaptarse para que la situación sea balanceada.

¿Cuáles son los próximos pasos para la industria?

Llevamos 10 años con un objetivo de remplazar el vehículo particular, pero el porcentaje de viajes en las ciudades en estos es insignificante en comparación con los particulares. Todo el crecimiento está por delante.

¿Qué innovaciones están preparando para Colombia?

La opción ‘cuanto antes’ va a ser muy interesante. Luego, la categoría de envíos enfocada en darle servicio a grandes marcas que quieren hacer entregas. De hecho, en el tema de la última milla, Colombia es uno de los países en los que los estamos activando con fuerza y por ahí van a venir novedades, por ejemplo llevaremos el modelo de montar nuestros propios almacenes. A nivel global en el primer año el crecimiento de esa línea en facturación ha sido del 60%. También queremos aportar valor en la vuelta a la oficina, ayudar a las empresas en ese proceso.

¿Qué tan importante es Colombia?

Para nosotros es uno de los mercados irrenunciables.

¿Cómo va la salida a bolsa?

Nosotros tenemos un abanico de posibilidades para el futuro, pero no necesitamos salir a bolsa porque necesitas captar dinero y mantener la operación. Está en la hoja de ruta, pero no hay obligación de hacerlo.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉