Aduanas acusa a La Polar de «presuntos delitos de contrabando” y presenta querella por ropa falsificada

Acuerdo de integración comercial

Según publicó latercera.com, el Servicio Nacional de Aduanas presentó una querella por “los presuntos delitos de contrabando” en contra de Empresas La Polar y su representante legal, Cristóbal Covarrubias, por el ingreso de prendas presuntamente falsificadas de la marca Adidas en un envío portuario.

La acción interpuesta el pasado lunes ante el Juzgado de Garantía de Valparaíso, viene a ser la segunda acción penal que suma la multitienda, ligada a Leonidas Vial y Anselmo Palma. Esto, luego de que el 21 de septiembre Adidas -asesorada por el abogado Francisco Carey- presentara la primera querella en contra del retailer y posteriormente Under Armour lanzara duros cuestionamientos por medio de una declaración pública.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Presuntos delitos de contrabando

En su querella, Aduanas detalló que el 20 de septiembre el fiscalizador de la Dirección Regional, Abelardo Arévalo, realizaba su jornada cotidiana de trabajo en un sector de almacenaje de carga, denominado Extraportuario Sitrans en Valparaíso, cuando detectó mercancía en un contenedor, cuya importación se encuentra prohibida al vulnerar las normas de la Ley de Propiedad Intelectual. Se trataba de un contenedor con 18.557 polerones con el logo “Adidas”, con un valor aduanero de US$279.376, equivalente a $252.969.670.

A raíz del hecho, “la mercancía ingresada ilegalmente al país” quedó incautada administrativamente y fue remitida a los almacenes de Sitrans, de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 24 de la Ley Orgánica del Servicio Nacional de Aduanas. En efecto, “consta que el imputado ingresó al país, para su comercialización 18.557 polerones imitativos de la marca Adidas, cuya importación al país se encuentra prohibida”, se indicó.

En la acción penal, Aduanas solicitó al tribunal que se despache una orden amplia de investigar a la Policía de Investigaciones o a Carabineros, a fin de que se realicen todas las diligencias para el esclarecimiento de los hechos. Además de instruir al Laboratorio de Criminalística de la PDI concurrir al lugar en que se encuentran las especies incautadas para que obtenga muestras representativas de ellas, y efectúe un informe pericial, debiendo determinar, en definitiva, si las mercancías son falsas o no.

Los polerones de color negro, rojo y azul estaban en un contenedor de la compañía Evergreen Line que había cruzado el canal de Panamá a bordo de un buque que desembarcó en Valparaíso el 9 de septiembre. Su navegación comenzó desde el parque industrial del puerto de Karachi en Pakistán y las prendas fueron descritas por Aduanas como “18.557 polerones de diferentes colores con logo de la marca imitación Adidas”.

Por otro lado, este miércoles el juez del Juzgado de Garantía de Valparaíso declaró admisible la querella de Adidas en contra de La Polar.

“Copia de obras intelectuales protegidas”

En su querella, Aduanas adjuntó el informe elaborado el 20 de septiembre por el fiscalizador Abelardo Arévalos, quien detalló que “las mercancías presentadas están en cajas con poca información, las unidades están protegida con bolsas de plástico sin rotulación de la marca en cuestión”.

A su parecer, “como antecedente concluyente de la presunción de falsificación se toma en consideración que las prendas de vestir contienen en su parte frontal a la altura del torso un logo estampado de baja calidad que además discrepa en su simetría con sus modelos y de las características de la marca original, en donde la palabra Adidas se sobrepone y no está tocando las barras que corresponde a su logo”.

“También se puede destacar que de las prendas todas revisadas, estas deben contener un número único de identificación, que para este caso, según el modelo no se puede detectar conteniendo todas las prendas la misma información y no existe diferencia entre sus modelos”, destacó.

Según el informe, “en la inspección física realizada no existe información concluyente para determinar las mercancías como originales. Por lo tanto se establece que las mercancías fiscalizadas a simple examen corresponden a mercancías falsificadas, siendo internadas sin la autorización de los titulares de los derechos de autor sobre los diseños que imitan, de esta manera, estos productos constituyen copia de obras intelectuales protegidas”.

Contexto

No es la primera vez que La Polar se ve envuelta en una polémica. La compañía fue protagonista de uno de los mayores escándalos del retail por los actos ilícitos de su altos ejecutivos. Ocurrió hace más de diez años, cuando la compañía tenía otra administración y otra estructura de propiedad: el caso de las repactaciones unilaterales de las deudas de sus clientes, que estalló en 2011, implicó que el conjunto de Empresas La Polar tuviera que presentar un convenio judicial preventivo, el cual fue alzado sólo siete años después, en 2018.

Leer también: La Polar da explicaciones a la CMF para defender su modelo de «importaciones paralelas»

La visión de la compañía es expuesta en la contestación a una demanda laboral que efectuó el pasado 29 de noviembre ante el 1° Juzgado Laboral de Santiago. En dicha presentación, la empresa admitió que los ilícitos aún provocan efectos en su patrimonio.

“Todo lo cual implicó que sufriera la pérdida, no solo de la credibilidad de todo el mercado financiero, sino que además, la pérdida de clientes y de la confianza de ellos, lo cual, como comprenderá vuestra señoría, es el activo más importante de las empresas de este rubro, sino que además, vio congelada su tarjeta de crédito y tuvo que enfrentar múltiples juicios civiles de indemnización de perjuicios de sus accionistas y clientes y del Sernac, que involucra más del 70% de su patrimonio, situación que la ha llevado a tener pérdidas de miles de millones de pesos y a tener que realizar una colocación de bonos y aumentos de capital constantemente, por muchos millones de dólares, cuestión que ha implicado, al menos, tener que realizar varios créditos sindicados con la banca nacional, para poder lograr seguir el giro de sus empresas y para cumplir con sus obligaciones y clientes, para que en definitiva logren nuevamente confiar en ella, lo que implica para Empresas La Polar, lograr una transparencia y prestación de sus servicios lo más clara posible”, concluyó.

Al cierre de este artículo no hubo respuesta de La Polar.

Banner_azules
Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉