Industria del calzado en Venezuela solo cubre 30% de la demanda

Calzado de colores

Algunos aspectos que influyen en este déficit están los costos de producción ligados a la falta de materia prima, la escasez de la mano de obra, los cortes de energía y tecnología y maquinaria obsoletas

Apenas 30% de la demanda es lo que logra cubrir la industria del calzado en Venezuela, con una producción de entre 15.000 y 18.000 de los 60.000 que se requieren que se fabriquen a escala nacional, según cifras aportadas por la Cámara Venezolana del Calzado y Componentes (Cavecal).


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Algunos aspectos que influyen en este déficit están los costos de producción ligados a la falta de materia prima, la escasez de la mano de obra, los cortes de energía y tecnología y maquinaria obsoletas, que denotan al menos una década de atraso por los embates de la crisis económica, reseña Banca y Negocios.

El representante para Latinoamérica de la firma española Panots, Richard Jreich, explicó que, entre otros factores, están también el cierre de fábricas chinas a raíz de la pandemia.

«En 2020 muchas fábricas chinas cerraron por la pandemia afectando la cadena de suministros y las pocas que sobrevivieron han aumentado los precios. A ello se sumó la crisis de los contenedores, y más recientemente, el aumento del flete marítimo», dijo.

En ese sentido, Jreich comentó que los costos de producción de la industria del calzado incrementaron al menos 25% en los últimos dos años.

«Los empresarios tenemos que maniobrar para que ese coste no se traslade al producto y pueda seguir siendo accesible para el consumidor», señaló.

«Es una situación difícil para todos, desde los importadores de siempre hasta los que quieren comenzar de cero. El capital que tienen no alcanza para comprar la misma cantidad de materia prima que hace uno o dos años. Por otra parte, China debe cumplir con muchas compañías alrededor del mundo y da preferencia a los clientes habituales o de mayor volumen», detalló.

Influencia de la guerra entre Rusia y Ucrania

Las estimaciones que el coste del flete marítimo aumentó 40% a partir del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, otros, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) señalan que los efectos inflacionarios sobre los precios se extenderán hasta 2023. Este hecho sin duda ha impactado de forma significativa en el comercio internacional.

Otro aspecto afectado por la guerra es el incremento del precio del combustible. En el caso del petróleo está por encima de los 100 dólares el barril, el equivalente a un aumento de más de 10% respecto a antes de la guerra, mientras que el diésel alcanza sus máximos históricos, apunta Banca y Negocios.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉