Qué ocurre con el mercado laboral en Uruguay

mercado laboral

El Instituto Nacional de Estadística (INE) presentó ayer el “Informe Diferencial del mercado de trabajo”, correspondiente al mes de abril, el cual contiene las variaciones de los indicadores del mercado laboral (como desempleo, actividad, informalidad) diferenciados por rangos etarios, nivel educativo, ascendencia étnico racial y sexo.

En abril de este año a nivel país, las tasas de actividad y empleo de la Población en Edad de Trabajar (PET) fue del 61,7% y 56,9%, respectivamente. Mientras que la de desempleo fue 7,7% de la Población Económicamente Activa (PEA).

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Sin embargo, al analizar las cifras en función del sexo de las personas, quedó reflejado que la tasa de actividad -que mide a la PET que está ocupada o que busca empleo- fue del 69,6% para el caso de los hombres (mayor que la tasa a nivel país) y 54,3% en las mujeres.

Por tanto, el indicador -que es reflejo de lo que ocurre con la oferta laboral– dejó en evidencia que hay diferencias estructurales importantes en función de hombres y mujeres.

En tanto, en relación a la tasa de empleo -porcentaje de personas empleadas en relación a PET- en ese mes en los hombres alcanzó a 65% y en las mujeres a 49,5%.

Mientras que en la tasa de desempleo -que mide las personas desocupadas respecto de la PEA- se registraron cifras de 6,7% en los hombres y de 8,9% en las mujeres. En comparación al dato relevado por el INE en marzo, el nivel de desempleo en mujeres mostró un leve disminución, dado que el mes anterior el desempleo en mujeres había sido 9,2%, en tanto el indicador en hombres fue casi idéntico.

Asimismo, en relación al “no registro” al sistema de seguridad social de los trabajadores en actividad, el 22,3% de los hombres no estuvo registrado, mientras que el 19,9% de las mujeres se encontró en esa situación.

En lo que refiere al subempleo (según el INE son aquellas personas que trabajan menos de 40 horas semanales y están disponibles para hacerlo más), alcanzó al 7,8% en hombres y al 10,6% en mujeres.

Por otra parte, el informe comprende el enfoque diferencial por ascendencia étnico racial, en la que las personas se auto clasifican como de ascendencia negra o afro, blanca u otra (indígena o amarilla, por ejemplo).

Dentro de este enfoque, la tasa de actividad registró en abril el 65,1% para aquellos de ascendencia afro o negra, 61,2% para los de ascendencia blanca y 63,6% para los que se autoidentifican como “otra”.

En tanto, la tasa de empleo registró 57,7%, 56,7% y 59,1%, respectivamente, mientras que la tasa de desempleo significó 11,4%, 7,3% y 7,1% en el mismo orden. Por tramos de edad, el informe señaló que la tasa de actividad va creciendo desde 39,4% para aquellos entre los 14 a 24 años, encontrando su nivel máximo en el tramo etario de 30 a 44 años con 90%, para descender a la mínima en el tramo de 65 o mayores: 12,2%.

La misma tendencia se refleja en la tasa de empleo, que comienza en el primer tramo con una tasa de 30,3%, hasta ascender a su máximo en el tramo de 35 a 44 años a 85,4%, y luego desciende al último tramo al 11,8%. La tasa de desempleo comienza en el primer tramo en su punto máximo (23,2%), para luego descender a un mínimo de 3% en el tramo de 65 años de edad o más.

Por nivel educativo, el desempleo alcanzó el máximo (9,3%) entre quienes tienen ciclo básico completo o educación media superior incompleta. Las tasas de actividad y empleo alcanzaron su máximo (80,7% y 79,5%, respectivamente) en las personas con educación terciaria completa o posgrado.