Retail Management: ¿Retail de Latinoamérica verá sus estantes vacíos para esta Navidad?

Las graves interrupciones en la cadena de suministro logístico que se extienden desde China y los EE.UU. hasta Latinoamérica se manifiestan en una grave escasez de algunos productos de almacenamiento populares, según project44, empresa centrada en la visibilidad de la cadena de suministro en tiempo real y que con su presencia en Latinoamérica busca otorgar a los actores de la cadena de suministro una mayor visibilidad para evitar los costosos atascos que obstruyen el sistema de transporte.

Pierre Jacquin, recientemente nombrado gerente general de Project 44 para Latinoamérica, detalló las causas por la cual algunos minoristas se muestran preocupados frente a la escasez en las tiendas para Navidad. Según explicó, con la congestión masiva de los puertos, el flete aéreo y marítimo aumentó a tarifas récord, a la vez que la falta de disponibilidad de espacio en fletes y buques afecta a todas las industrias.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Detalla Además que «los minoristas están tratando de hacer frente a dos problemas: los aumentos de los costos de los productos y la gestión de inventario para obtener suficientes existencias para la temporada de fin de año», hecho que ha significado, por ejemplo, escasez de componentes electrónicos para las manufacturas locales, dando lugar a importantes aumentos de precios en los mercados locales.

Explica además que el desequilibrio comercial entre China y EE. UU. Impacta en toda la cadena de suministro. La relación entre las importaciones y las exportaciones alcanzó más de 3: 1 e impactó la eficiencia de los puertos. Además, los mandatos de distanciamiento social para prevenir la propagación de COVID-19 contribuyeron a una disminución directa de la productividad portuaria. «Ninguna región ha sufrido más como resultado de la pandemia que Latinoamérica. Más de 2,1 millones de personas en Latinoamérica y el Caribe han muerto a causa del COVID-19«, precisa.

Agrega que, debido a esta situación, más la falta de componentes tecnológicos, escasez de combustible, congestión en el sector marítimo; el resultado es lo que se había anticipado: «aumentos de precios y una desaceleración de la recuperación económica en Latinoamérica. Un ejemplo es la falta de materias primas que impacta directamente en la escasez de productos en las tiendas y también impacta en los precios».

En cuanto a las posibles soluciones de estos problemas, indica que «es necesario resolver una ecuación con la balanza comercial internacional, mantener la protección COVID y recuperar la eficiencia del trabajo en los diferentes puertos». Explica al respecto que la tecnología a través de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático puede ayudar a los expedidores y transportistas a detectar rápidamente patrones en la cadena de suministro logístico que un controlador humano podría pasar por alto, ofreciendo información valiosa y una mejor visibilidad para mejorar la eficiencia en el movimiento de bienes.

En este plano afirma que «las soluciones digitales, como el seguimiento de contenedores en tiempo real, se pueden incorporar fácilmente para conductores y transportistas y garantizar información predecible. Si los conductores pueden acceder rápidamente a la asistencia, se reducirá el margen para los cuellos de botella evitables».

Acerca de las posibilidades de acción de las empresas en Latinoamérica para reducir los efectos de los bloqueos en la cadena de suministro global, Pierre Jacquin explica que en la región los costos de envío de un contenedor estándar desde la puerta de la fábrica hasta su destino en Colombia y Brasil se encuentran entre los más altos del mundo (aunque otras partes de la región, como Panamá y Chile, lo hacen mejor).

Señala, además, que la tecnología que proporciona información para anticipar y ofrecer una visibilidad predecible de la disponibilidad puede ser de gran ayuda para resolver estos problemas. «La transformación digital ofrece muchas opciones nuevas para contratar conductores de camiones en los mercados de carga digital, lo que es una gran solución, especialmente en un mercado que está muy fragmentado con el 80% de los transportistas con menos de 5 camiones. Estos nuevos actores ofrecen flexibilidad y opciones para los cargadores y transportistas]», precisa al respecto.

¿Cuándo volverán las cosas a la normalidad?

«Tomará un largo tiempo. Las últimas predicciones sugieren que los problemas se extenderán hasta el verano de 2022. Cientos de miles de contenedores están atrapados a bordo de los buques portacontenedores. En Latinoamérica, impactará la tasa de inflación de los productos lo que tiene un impacto directo en la economía local y la pobreza», concluye.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉