Supply Chain: Entregas de última milla valorizan los centros de almacenamiento urbanos en EE.UU.

Sin embargo, la gente que desea entregas a domicilio, no mira con buenos ojos el tránsito de camiones en sus vecindarios

La última milla del proceso de entrega del e-commerce ha generado ganancias para los propietarios de centros de almacenamiento, quienes en general han disfrutado de un fuerte crecimiento de los arriendos y de un récord de ocupación durante la pandemia. El aumento de las compras online potenció la tendencia, creando una mayor demanda de estos recintos, señala un reporte de Wall Street Journal

Banner_frasco-suscripcion-800x250

El retail codicia especialmente el espacio cerca de zonas muy pobladas, donde los pedidos online pueden cargarse en camiones y furgonetas para su entrega local a sus destinos finales. Los minoristas se enfrentan a una escasez de espacios de almacenaje de última fase cerca de las grandes ciudades; y a medida que más empresas prometen arribos de sus envíos en el mismo día o incluso en dos horas, este espacio aumenta su demanda y valor.

Según un informe de la empresa inmobiliaria Jones Lang LaSalle (JLL), más de la mitad de los arrendamientos industriales de EE.UU. en el tercer trimestre correspondieron a usuarios que buscaban espacios de menos de 30.480 metros cuadrados, lo que suele ser una marca de instalaciones de última milla.

Otros indicios apuntan a un mayor interés por la última milla en las principales áreas metropolitanas. Mientras que ha habido un aumento del 15% en la contratación de conductores de camiones ligeros en EE.UU. desde 2019, los cuatro distritos de la ciudad de Nueva York fuera de Manhattan han visto un aumento del 24% en el mismo período, según los datos de la industria analizados por JLL. La firma inmobiliaria dijo que eso reflejaba una fuerte demanda de última milla en los núcleos urbanos principales.

En general, los arriendos de áreas industriales en el tercer trimestre aumentaron un 7,1% con respecto al año anterior, mientras que las tasas de vacantes cayeron a un nuevo mínimo del 4,3%, según JLL. En zonas como Los Ángeles y Nueva Jersey, las tasas de desocupación industrial están por debajo del 2%.

«El espacio en nuestros mercados se ha agotado», dijo Thomas Olinger, director financiero de Prologis. La firma es propietaria de almacenes en la mayoría de los principales mercados estadounidenses, como Nueva York, Los Ángeles y Houston.

En su prisa por satisfacer la creciente demanda de espacio de última milla, los promotores se enfrentan a desafíos. Por un lado, gran parte de los terrenos elegibles para proyectos industriales cerca de las ciudades se están convirtiendo en otros usos, como apartamentos residenciales u hoteles. Y a medida que los centros de almacenaje se acercan a las zonas residenciales, ha surgido una reacción pública contra la presencia de este tipo de infraestructuras de reparto.

«Los clientes quieren que se les entreguen las cosas en casa», dijo Craig Meyer, presidente de la división de corretaje industrial de JLL para las Américas. «La otra cara de la moneda es que no quieren que los camiones suban y bajen por las calles residenciales todo el día emitiendo humos de diésel».

Aun así, los constructores están encontrando formas creativas de añadir espacio de última milla cerca de los centros urbanos.

En Seattle, el promotor industrial Ryan Companies -cuyos inquilinos son fabricantes como Polaris  y minoristas como Whole Foods- está construyendo una instalación de última milla a un kilómetro y medio al sur del centro de la ciudad junto con el inversor GTIS Partners. Debido a las limitaciones de espacio, el proyecto implica la construcción en vertical -de hasta cuatro plantas- para encajar más fácilmente en un entorno urbano. La empresa espera arrendar el espacio a un máximo de cuatro empresas que necesiten un centro local para el reparto diario.

«La pandemia nos hizo avanzar 10 años en el modelo de negocio del comercio electrónico», dijo Bret Jordan, presidente de la región noroeste de Ryan Companies. «Así que realmente, estamos tratando de responder a las condiciones que esperábamos que aparecieran en 2030».


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉