Productos post-consumo: Oportunidad de vida sustentable para América Latina y el Caribe

  • Reciclaje, una actividad clave para reintegrar materiales a un nuevo ciclo de vida.
  • En América Latina y el Caribe, solo el 4.5% de los residuos se reciclan.

Desde que nos levantamos hasta que nos dormimos estamos consumiendo algún producto o servicio para nuestra supervivencia, bienestar o productividad; sin embargo, ¿se está haciendo de forma responsable?  ¿Qué estamos haciendo con los productos que ya no se utilizan?

De acuerdo con la División de Agua y Saneamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en América Latina y el Caribe se generan anualmente alrededor de 216 millones de toneladas de residuos sólidos municipales. De esta cifra, más de la mitad (52%), corresponde a residuos orgánicos, mientras que un 31% son materiales con gran potencial de ser reciclados, como plástico, papel, cartón, vidrio, metales.  Sin embargo, solo el 4.5% de los residuos se reciclan.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Como consumidores que somos, debemos aprender a consumir de forma responsable y también entender cuál debe ser el manejo de los residuos y de los materiales. Aunque muchas veces es difícil reemplazar ciertas prácticas, sí es posible crear hábitos más sustentables y amigables con el medio ambiente que permitan satisfacer las necesidades del presente sin comprometer las de futuras generaciones.

En este 17 de mayo, fecha en que se celebra el Día Mundial del Reciclaje, la iniciativa Vida Circular explica qué pasa con los productos después de que son consumidos (post-consumo) y cómo lograr tener mejores prácticas.

La mayoría de nuestros residuos tienen el potencial para ser aprovechados nuevamente y convertirse en materia prima post consumo a través de procesos y tratamientos adecuados a partir de un proceso de acopio y de reciclaje. Un ejemplo de ello, son los envases de PET o HDPE, los cuales se pueden reciclar para convertirlos nuevamente en botellas, a partir de procesos de reciclaje.

De acuerdo con especialistas de Vida Circular, la materia prima post-consumo es una oportunidad para reutilizar los residuos y así reincorporarlos a la cadena de valor. El objetivo es generar un círculo virtuoso que impulse un modelo de recuperación y que incremente la demanda de artículos reciclados, disminuyendo de esta manera el impacto ambiental y brindándoles una vida más sustentable a los productos.

Por ello, la iniciativa Vida Circular recomienda a los consumidores los siguientes consejos para aprovechar todos los residuos:

  • Tomar conciencia del impacto ambiental que tienen nuestros residuos.
  • Elegir productos que sean fácilmente reciclables o que incluyan material reciclado post-consumo.
  • Separar residuos desde el hogar u oficina: PET, HDPE, cartón, vidrio, entre otros materiales.
  • Entregar los residuos separados en centros de acopio o a los recolectores que puedan darle un valor post-consumo.

El objetivo de Vida Circular es generar conciencia hacia una vida más sustentable. Todos los materiales tienen ventajas y de nosotros depende aprovecharlas, por tanto, resulta primordial cambiar la manera de cómo nos relacionamos con el planeta.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉