Guía KPMG para mejorar estrategias sostenibles empresariales

Sostenibilidad bombillo energía naturaleza

El estudio elaborado a modo de hoja de ruta por la consultora KPMG recoge una serie de cuestiones clave y preguntas críticas para abordar la transformación sostenible como un proceso transversal a toda la organización. Y, además, ofrece algunas pautas muy concretas para las diferentes funciones que se desarrollan dentro de la misma.

La ‘Guía y Diccionario de Sostenibilidad. Claves para que las empresas mejoren sus estrategias sostenibles’ explica, en primer lugar, que las empresas que hacen frente a su transformación sostenible buscan integrar las cuestiones ASG en sus modelos de negocio y en su actividad diaria.

Esta vía, a la que el documento elaborado por KMPG califica de ineludible, se está viendo impulsada en la actualidad por tres asuntos clave: el cumplimiento de una regulación en esta materia cada vez más exigente, la convicción del impacto positivo en la reputación que trae consigo la adopción de factores ambientales, sociales y de gobernanza y los incentivos, cada vez mayores, de los mercados de capitales, de bienes y servicios y de empleo.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

La hoja de ruta de la consultora resalta, asimismo, la importancia de implementar aspectos ASG en la estrategia corporativa desde dos puntos de vista: el del modelo de negocio y el de la gestión.

En el primer caso, advierte que avanzar hacia un modelo sostenible obliga a las compañías a ser conscientes de que la preocupación de sus stakeholders por estas cuestiones incidirá en la imagen de la compañía y en la demanda de sus productos y servicios, lo que derivará en una oferta comercial más sostenible.

Y en el segundo, por su parte, el informe de KPMG subraya que es imprescindible garantizar la presencia de cuestiones ambientales, sociales y de buen gobierno corporativo en las funciones críticas de la organización, tanto en sus procesos como en sus operaciones.

En este sentido, la guía expone una serie de asuntos clave y de preguntas críticas para que las compañías aborden la transformación hacia un modelo sostenible como un proceso transversal. Sin embargo, también apunta diferentes pautas específicas para las diferentes funciones que se incluyen en la misma.

En concreto, KPMG detalla diversas guías para un total de 12 áreas clave de las organizaciones: el consejo de administración; la dirección de estrategia; la dirección financiera y de relación con inversores; recursos humanos; la asesoría jurídica y fiscal; la dirección de comunicación y relaciones institucionales; la gestión de riesgos; la dirección de operaciones; compras; la dirección de IT; e innovación comercial.

Consejo de administración y dirección de estrategia

Al respecto del consejo de administración, la guía recuerda que este órgano debe desempeñar un papel clave en la orientación, supervisión y control de las cuestiones de sostenibilidad, tal y como establecen las recomendaciones de buen gobierno corporativo y como esperan los principales inversores internacionales.

Asimismo, en esta línea, destaca que lo que cabe esperar del consejo de administración es que asuma sus responsabilidades en materia de sostenibilidad y comprenda qué asuntos son materiales, se pregunte por su propósito y oriente la estrategia ASG de la organización.

Y en el caso de la dirección de estrategia, apunta que esta función debe llevar la sostenibilidad más allá del compliance y la gestión de riesgos para integrarla en el modelo de negocio y asegurar su impacto en la valoración de la entidad. En este caso, el documento de KPMG se refiere a cinco áreas de actuación a las que la estrategia debe prestar atención: fusiones y adquisiciones, apuntando cómo restructurar el portfolio de negocios para mejorar el rating ASG y su valoración; nuevos negocios, analizando las nuevas oportunidades surgidas de los compromisos de sostenibilidad y la forma de abordar las nuevas inversiones; transformación de los negocios actuales; comunicación ASG; y plan estratégico, alineando el plan de sostenibilidad con los de negocio.

Dirección financiera y recursos humanos

En relación a la dirección financiera, el estudio pone de relieve que los financiadores e inversores de todo el mundo prestan cada vez una mayor atención a cuestiones ambientales, sociales y de gobernanza, lo que obliga a esta área a estar también pendiente de los mismos. En este sentido, señala que esta dirección de la compañía debe garantizar marcos de financiación sostenible que desgranen sus características ASG frente a posibles financiadores.

Y en relación a la función de recursos humanos, incide en que esta no solo debe estar muy pendiente de asuntos como la seguridad y la salud en el trabajo o la conciliación de la vida personal y profesional, sino también de otros como la igualdad, la diversidad o el upskilling. Además, KPMG destaca que, a raíz de la pandemia de la COVID-19, la relevancia del área de recursos humanos se ha incrementado y, junto a ella, la de asuntos como la flexibilidad, la desconexión digital o el bienestar emocional.

Asesoría jurídica y fiscal y auditoría interna

En el caso de la asesoría jurídica y fiscal, la guía señala que la sostenibilidad supone un doble reto para esta área debido a la avalancha regulatoria en esta materia en los últimos años, por un lado, y al carácter multisectorial y multidisciplinar de las numerosas reformas legales que se avecinan, por otro.

Y en el de la auditoría interna, por su parte, apunta a la profunda transformación de esta función, que viene derivada de la creciente importancia de los asuntos ambientales, sociales y de buen gobierno corporativo y a los riesgos asociados a estos. En esta línea, el documento explica que, debido a una mayor presión regulatoria, la auditoría interna debe conocer y priorizar estos requerimientos para llevar a cabo una planificación ordenada y la conformidad de los procesos y controles de la organización.

Dirección de comunicación y gestión de riesgos

También advierte el documento que los profesionales de la comunicación y relaciones institucionales deberán prepararse, como consecuencia de la transformación del modelo de negocio de las organizaciones hacia uno más sostenible, para adquirir nuevas habilidades.

A este respecto, subraya que en la actualidad las compañías deben aportar a los stakeholders con los que se relacionan –administraciones públicas, reguladores, supervisores, consumidores, inversores, medios de comunicación y la sociedad en general– argumentos, datos y criterios rigurosos sobre cuestiones como cambio climático, biodiversidad, economía circular o desarrollo sostenible.

Y en relación a la función de gestión de riesgos, KPMG destaca que, motivado por las crecientes expectativas de reguladores e inversores, las empresas tendrán que adoptar un enfoque más proactivo para gestionar unos riesgos ambientales, sociales y de buen gobierno que podrían impactar de forma negativa tanto en los activos de las organizaciones como en su situación financiera o su reputación.

Dirección de operaciones y compras

Las direcciones de operaciones y compras también se van a ver afectadas por la transformación del modelo de negocio en uno más sostenible, tal y como refleja la ‘Guía y Diccionario de Sostenibilidad’ de KPMG.

En relación al área de operaciones, el texto apunta que analizar y abordar las operaciones de las organizaciones es relevante por el elevado impacto en el marco de la lucha contra el cambio climático. En este sentido, advierte que esta área debe perseguir este objetivo para mejorar el resultado de la empresa al tiempo que reduce sus impactos sobre el medio ambiente.

Y en cuanto a la de compras, recuerda que la responsabilidad de las compañías sobre los impactos de su actividad se extiende a sus cadenas de suministros, algo que viene, además, respaldado por una mayor exigencia regulatoria. Por ello, tal y como explica el trabajo, las empresas, para poder tomar decisiones, deberán tener claros sus objetivos y garantizar que disponen de información sobre los impactos de su cadena de suministro.

Dirección de IT e innovación comercial

En relación a la dirección de IT, el documento concede una especial relevancia al responsable de esta área para alcanzar una transformación sostenible en la organización. A este respecto, advierte que las principales medidas de sostenibilidad de este departamento deben dirigirse, principalmente, a reemplazar equipos (servidores, routers y equipos informáticos) por otros con mayor eficiencia energética; a avanzar hacia el cloud computing, la virtualización y la consolidación; a mejorar la eficiencia del centro de datos: y a apostar por programas de reciclado y de gestión de residuos.

Y, finalmente, sobre el área de innovación comercial, pone de relieve el hecho de hallar oportunidades de negocio asociadas a modelos de producción y consumo sostenibles e innovadores, algo que permitirá a las compañías que procedan de este modo contar con ventajas competitivas y posicionarse en el mercado de bienes y servicios.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉