Británicos ven confusa la compra sostenible de ropa

Prendas de ropa en una tienda de moda

Los compradores británicos cada vez valoran más la sostenibilidad a la hora de vestir, pero siguen teniendo dudas a la hora de elegir opciones de compra más sostenibles.

Esta es la conclusión que se desprende de un nuevo estudio realizado por el organismo comercial Leather UK. En él participan 2000 adultos británicos y revela que el 47 % tiene en cuenta el impacto potencial sobre el planeta a la hora de comprar ropa y el 35 % compra ropa y accesorios con menos frecuencia ahora que hace cinco años.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Sin embargo, el 50 % de los que compran pensando en la sostenibilidad admiten que comprar con un menor impacto sobre el planeta es confuso y resulta difícil saber cuál es la opción correcta. Algo más de una cuarta parte (28 %) afirma que lee cuidadosamente las etiquetas e investiga mucho para comprar los artículos que cree que tienen un menor impacto en el planeta.

El estudio muestra que el 51 % de los adultos de Reino Unido aún posee y usa con frecuencia una prenda de vestir que tiene 10 años o más, incluso un 17 % en el caso de los millennials y la generación Z. Un 20 % usa alguna prenda que tiene más de 20 años.

En un aparente rechazo a la moda rápida de usar y tirar que dominaba a principios de siglo, el 63 % cree que es importante tener ropa que dure años, incluso cuando se usa regularmente.

Las prendas que más se conservan a largo plazo son pantalones y vaqueros (13 %) o abrigos y cazadoras de cuero (9 %). El 45 % afirma que el motivo por el que conserva su prenda más antigua es porque está hecha con un material duradero y sigue teniendo buen aspecto.

El estudio también señala que el 22 % de los adultos es ahora más propenso a comprar ropa y accesorios en tiendas vintage, tiendas de segunda mano o plataforma de reventa, como eBay, Depop, Vestiaire Collective o Vinted, de lo que era hace dos años, antes de la pandemia.

El alquiler de ropa sigue siendo una actividad minoritaria, pero se trata de una minoría considerable y los consumidores jóvenes están adoptando el concepto. Un 17 % de los encuestados afirmó haber alquilado un conjunto de ropa o accesorios. Sin embargo, la cifra aumentó al 40 % entre los jóvenes de 18 a 34 años. La mayoría de los que recurren al alquiler lo hacen porque lo consideran una opción más ética y sostenible (32 %), seguido del hecho de que les permite disfrutar de artículos de lujo que no se pueden permitir normalmente (31 %).

Este enfoque en el valor y la sostenibilidad implica que los consumidores están dispuestos a hacer un esfuerzo para mantener una prenda en condiciones de uso. El 74 % afirma que arreglaría una prenda y el 57 % de las mujeres dicen que coserían los botones, arreglarían la tela o coserían el dobladillo ellas mismas. Otras recurrirían a la ayuda de familiares o amigos (16 %) o a servicios profesionales de reparación (16 %). Solo el 12 % tiraría la prenda, la donaría o la llevaría a un servicio de reciclaje.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉