La NHTSA investiga cerca se 1.3 millones de Jeep Cherokees por posibles problemas con el freno de mano

jeep-renegade

Hasta el momento se han recibido 80 quejas por los modelos Jeep Cherokees 2014-2020. Los propietarios alegan que el freno de mano electrónico (EPB) se activa inadvertidamente mientras el vehículo está en movimiento

La investigación a los Jeep Cherokee puede terminar en un retiro masivo.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Los retiros de autos se realizan para arreglar problemas de fábrica que pongan en peligro la seguridad de los propietarios mientras conducen. Esto es con el fin de alertar a los conductores y para que los fabricantes de autos se hagan responsables de las reparaciones necesarias para solucionar el problema.

En esta ocasión la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés) abrió una nueva investigación para más de 1.3 millones de SUVs Jeep Cherokee por posibles fallas con el freno de mano.

Según un documento publicado la semana pasada, la NHTSA ha recibido 80 quejas de clientes con respecto a los frenos de mano electrónicos que pueden activarse mientras el Jeep está en movimiento.

En el informe oficial , la NHTSA dijo que los daños causados ​​por el agua son los culpables de estos problemas con el freno de mano electrónico. “Parece que el módulo EPB está dañado por una fuga de agua en el vehículo”, dijo la NHTSA. “Cuando el EPB se activa inadvertidamente, provoca una condición de calado que hace que el vehículo se detenga”.

Curiosamente, NHTSA dijo que se emitió un retiro anterior para este mismo grupo de Jeep Cherokees debido a fugas de agua que afectaron la puerta trasera eléctrica. “El módulo de la compuerta levadiza puede potencialmente incendiarse como resultado del daño causado por el agua”, dijo la NHTSA. “Tanto la compuerta levadiza como los módulos EPB están ubicados en un área similar del vehículo”.

Aunque aún no es un retiro oficial, la NHTSA explicó que la investigación está diseñada para evaluar el alcance, la frecuencia y las consecuencias relacionadas con la seguridad del supuesto defecto. Si la NHTSA encuentra argumentos suficientes para hacer el retiro, emitirá un informe por separado.

Por el momento, el fabricante de autos se encuentra cooperando con la agencia para encontrar el problema y la posible solución.