Natura implanta remolques de gas natural y biometano en su operación logística

sostenibilidad

Mediante los seis conjuntos de vehículos, la empresa prevé una reducción del 16% en la emisión de gases contaminantes; los camiones serán conducidos por mujeres

Este septiembre, Natura inició sus operaciones logísticas con seis conjuntos de camiones propulsados por Gas Natural Vehicular (GNV) en San Pablo.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Los vehículos, que transportan los productos acabados de la marca, también están habilitados para funcionar con biometano, lo que reduce aún más el impacto de esta actividad en el medio ambiente. Desde el principio, la proyección es emitir un 16% menos de contaminantes en relación con la flota con motor diesel.

Con el uso del biometano, que puede ser factible hasta el primer semestre de 2023, el potencial de reducción de emisiones alcanza el 82%, al ampliarse la oferta de biocombustible en el país.

Como resultado inmediato de esta transformación logística, se dejarán de emitir a la atmósfera más de 98 toneladas de gases de efecto invernadero al año. La iniciativa cuenta con la colaboración de Coopercarga, una empresa de transporte que presta servicios a la compañía.

Teniendo como ruta las principales carreteras estatales, como Bandeirantes, Anhanguera y Dom Gabriel, los camiones llevarán impreso en sus maleteros el mensaje del Viaje de Impacto Positivo, una iniciativa que representa la ambición de Natura de ser Net Zero hasta 2030.

Compromisos medioambientales

El proyecto de descarbonización de la operación logística de Natura está alineado con el Compromiso por la Vida, Visión de Sostenibilidad del grupo Natura &Co, que también incluye a Avon, The Body Shop y Aesop.

Los objetivos establecen acciones para hacer frente a algunos de los problemas mundiales más acuciantes, como la crisis climática y la protección del Amazonas, la defensa de los derechos humanos, la garantía de la equidad y la inclusión en toda la red del grupo y la adopción de la circularidad y la regeneración para 2030.

Para conseguir que las emisiones netas de carbono sean nulas en el plazo previsto, la empresa actúa de acuerdo con objetivos basados en la ciencia, haciendo un seguimiento de las emisiones en toda la cadena de valor y los proveedores, desde la extracción de las materias primas hasta la eliminación de los envases, además de aplicar el Protocolo de Nagoya y los pagos por reparto de beneficios para evitar la pérdida de biodiversidad.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉