Los pagos digitales ganan terreno en Panamá

pagos

El comercio electrónico, la digitalización del pago de servicios públicos y el surgimiento de billeteras electrónicas ha incentivado el uso de los pagos por medios digitales.

La relación entre los pagos electrónicos y el efectivo en Panamá sigue siendo un reto para la banca y las soluciones financieras. En promedio el 70% de los pagos se hace con efectivo.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Alexander Acosta, gerente general de Telered, ha señalado que los pagos electrónicos han crecido tanto en usuarios como en el monto de transacciones incluso para montos bajos de pagos.

En 2021 Telered registró 257 millones de transacciones electrónicas lo que significó un movimiento de $78 mil 706 millones. De este monto, las operaciones a través de E-Clave o comercio en línea sumó 286 mil transacciones y es el segmento que más crecerá en los próximos años por los pagos en línea de servicios y productos.

Acosta indica que el crecimiento de las soluciones Fintech es una tendencia que está transformando la banca y el ecosistema de pagos. “En la mayoría de lo países han llegado muchos jugadores financieros y no financieros que implementan esa solución de última milla al cliente, con billeteras electrónicas que permiten hacer transacciones a través del celular, y en Panamá debemos prepararnos “.

Javier Buitrago, gerente general de Zinli, billetera electrónica que incluye una tarjeta Visa prepagada, comentó que hay una gran oportunidad para mejorar la vida financiera de las personas, pues aún hay segmentos donde el 90% de las transacciones diarias se realizan en efectivo, solo el 8% de los mayores de 15 años cuentan con una tarjeta de crédito, mientras que un 29.3% tiene tarjeta de débito, y solo el 46% una cuenta bancaria, según el Global Findex Database y otros informes.

“Es por eso que lanzamos la billetera digital Zinli con foco en la inclusión financiera . Y no somos los únicos. Muchas otras Fintech locales también están aportando valor al mejorar la oferta de servicios financieros”.

Buitrago admite que la pandemia pisó el acelerador de la innovación y la digitalización fue una necesidad urgente para muchos negocios y medios de pago. “La pandemia demostró la necesidad y urgencia para los países de contar con una industria FinTech madura y desarrollada. Algunos ejemplos que es importante destacar son el caso de Colombia que amplio la ayuda social por la crisis a los segmentos sociales mas necesitados a través de las billeteras Movii y Daviplata, o Uruguay que uso para lo mismo a la billetera TuApp, o Brasil que lo hizo con la billetera PicPay, etc”.

Igual sucedió en Panamá donde el pago del vale se transformó de papel a digital y con códigos QR del carnet de identidad.

El gerente de Zinli igualmente precisa que estos dos últimos años se registró una expansión del comercio electrónico y se dinamizó a través de esa vía el acceso a productos y servicios en diferentes rubros. “Se abrió las puertas a una revolución digital en donde nuevos actores están capitalizando oportunidades dentro del sistema financiero para digitalizar sus servicios y brindar así nuevas herramientas a la población que no tiene acceso a mecanismos de pago de la banca tradicional”, apunta Buitrago.

Complemento de los bancos

Santiago Rega, gerente de Visa en Panamá, resalta que las Fintech del istmo están aportando de manera significativa hacia ese camino de la innovación. Se enfocan en el crecimiento masivo y el micro y pequeño emprendedor, creando soluciones que generan credenciales de pago de forma fácil y con mínimo de fricción. Un universo que se abre también al mercado de cripto.

“Puede ser con nuevos jugadores en el espacio de Criptomoneda como también con protagonistas digitales como Nequi y Zinli o también facilitando la omnipresencia de la aceptación con puntos de venta que nacen en teléfonos móviles con desarrolladores como MPOS Global y Cuanto. A esto también podemos agregar los esfuerzos de herramientas como Fygaro que no solo permiten la aceptación de medios de pago, pero también le permite a un microempresario gestionar todo su negocio en línea”, agregó el gerente de Visa.

“Panamá es un país de comercio, logística y diversidad cultural, las rutas marítimas y aéreas son gran parte del éxito del país. Las Fintech pueden agilizar los pagos digitales en todos estos sectores”, Santiago Rega, gerente de Visa en Panamá.

Rega sostuvo que para Visa, es fundamental e inherente a su naturaleza, trabajar con las fintechs de la región. “Estamos trabajando mano a mano con múltiples fintechs de la región para crear soluciones de aceptación de pagos a menor costo, transferencia de dinero en cuestión de minutos, e incluso ayudar a disminuir la brecha de baja o ninguna bancarización”.

Explicó que parte de la habilitación de las Fintech también cuenta con la construcción de una infraestructura adecuada, luego de haber habilitado contactless en 2019 en Panamá, los pagos sin contacto en el país están en 75% (a marzo de 2022) del total de transacciones face-to-face (presenciales).

“Estamos frente a un panorama donde los avances tecnológicos se mueven a una velocidad creciente y los consumidores son cada vez más exigentes para sus experiencias financieras, buscando que las mismas sean cada vez más rápidas, seguras, confiables e innovadoras. También, tenemos por delante la mejor oportunidad de siempre para incluir financiera y digitalmente a un gran sector de la economía, para llevar los beneficios de los pagos digitales y ayudar a prosperar a más individuos, comercios y la economía en general, actuando, integrando y colaborando con las fintechs”.

Santiago Rega agregó que en el caso de Panamá al ser un país de comercio, logística y diversidad cultural, las rutas marítimas y aéreas son gran parte del éxito del país. Con esto en mente, trabajamos para que la infraestructura de pagos digitales sea cada vez más ágil tanto para los locales como para el turismo internacional que está reactivándose cada vez más.

La frontera entre los bancos y las startup de servicios financieros tecnológicos también se ha desdibujado, pues ahora forman parte del mismo ecosistema y se complementan.

Desde una perspectiva histórica, la relación entre el sector financiero tradicional y las fintech, evolucionó en los últimos 5 años, acota el gerente país de Visa, quien sostiene que se ha logrado un equilibrio saludable entre competencia y cooperación. Recuerda que al inicio de todo este proceso, una gran parte de las fintechs surgía para competir con los bancos y tenía un discurso claro de confrontación, pero en la actualidad está claro que en toda América Latina tienen un propósito de cooperación.

“También, desde el punto de vista del sector financiero, la disposición cambió: muchos de los grandes bancos latinoamericanos tienen sus programas de innovación abierta y buscan relacionarse con las startups en general, por medio de alianzas que generen, más allá de un suministro de servicios, una adaptación positiva en su forma de actuar. Y muchas, como hemos visto, se convierten en sus propias fintechs”.

El gerente de Zinli reflexiona que las Fintech han llegado para complementar y cambiar la industria bancaria, ampliando la oferta de servicios financieros para la comunidad, mejorando la propuesta de valor, y haciendo foco en ofrecer una excelente experiencia de los usuarios.

Considera que el resultado de estos desarrollos tecnológicos y soluciones a través de empresas fintechs, ya se ven pues han generado una mayor inclusión financiera en el corto periodo que tienen en el mercado, siendo esto un factor clave para el desarrollo de los países, ayudando en el incremento de la economía formal, la reducción de riesgos y costos bancarios aportando directamente a la estabilidad y disminución de las brechas económicas.

“Estas herramientas de tecnología financiera facilitan a los usuarios contar con instrumentos de pago sin mayores restricciones, ya que muchas veces se ven obligados a cumplir una serie de requisitos que no están a su alcance, lo que limita la posibilidad de pertenecer al ecosistema de pagos digitales que facilita las transacciones que le brindan fluidez la economía”.

Aunque algunos piensen que el efectivo aun convivirá como medio de pago, la era de los pagos digitales están más clara con nuevas propuestas que llevan a que la gran cantidad de población que tiene acceso a telefonía móvil, también cuente en ese dispositivo con credenciales de pago digitales.