La Marca Personal, El «buen nombre» y la fama.

Jessica Wherrems -1.1- ambiente laboral

Por: Jessica Wherrems

De más estima es el buen nombre que las muchas riquezas, y la buena fama más que la plata y el oro. Proverbios 22.1.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Mi abuelita siempre me decía: «Tu abuelo no tuvo dinero para heredarte, pero te heredó un buen nombre».

Ahora que cada vez más se habla de la marca personal y que muchos gestionan muy bien, no nos olvidemos de estos dichos de las personas del siglo pasado.

La marca personal siempre existió. Aunque no sabían que tenían una, nuestros antepasados la llamaban “el buen nombre” como mi abuelita.

Tanto las marcas empresariales, como las empleadoras y personales son activos valiosos, tan valiosos son que pueden tener un costo multimillonario si es que las quisiéramos comprar.

Por ejemplo, la marca Microsoft tiene un valor en dinero de más de 600 mil millones de dólares.

Qué me dicen de Tom Cruise, un actor con una marca personal valiosa, cuyo trabajo en Top Gun 2 se estima que fue pagado por 100 millones de dólares.

Recuerdo muy bien mis primeras entrevistas de trabajo por allá en mis 20s. Me preguntaban muy a menudo que parentesco tenía con José Wherrems.

Yo respondía que cual de los José Wherrems, el juez o el visitador médico; algunos me decían el juez, mi abuelo, otros, el visitador médico, mi papá.

No hubo lugar en el que no tenían buenas referencias de ambos y entendí que mi abuelita tenía razón. El “buen nombre” o marca personal se hereda.

¿Te imaginas tener una marca personal de dudosa reputación? ¿Crees que alguien contrataría al hijo o al nieto del chapo Guzmán?

¿Es discriminatorio? Sí, pero no puedes negar que la carga negativa de esta marca personal es poderosa.

Desconozco si alguno de sus descendientes trabaje lícitamente, espero que sí; sin embargo, que difícil debe ser hacerse de un “buen nombre” propio y desligarse de esa herencia.

Tu marca personal vale y vale tanto cómo tú quieras que valga. Cría fama y échate a dormir, versa un refrán popular.

Tenemos una oportunidad extraordinaria que jamás existió en la historia de la humanidad, las redes sociales.

En los tiempos de mi abuelita, mi abuelo y mi papá, el “buen nombre” o marca personal era difundida a nivel local. Pero ahora tenemos todo el mundo a nuestro alcance.

¿Cómo estás gestionando tu “buen nombre” o Marca Personal?

Recuerda que sí no te das a conocer, nadie sabrá que existe una persona y un profesional tan extraordinario como tú.

 


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉