Hendrik van Nievelt Pattillo: Qué hacer con los metros cuadrados sobrantes

Hombre sonriendo cruzado de brazos

En los próximos años las empresas de retail estarán más preocupadas de optimizar la cartera de locales que abrir nuevas tiendas. El desafío que se les plantea es qué hacer con los metros cuadrados que libera el crecimiento del comercio digital.

Las grandes cadenas nacionales de retail han anunciado sus planes de inversión para año 2022. Todas ellas coinciden en colocar el grueso de sus recursos en el desarrollo del comercio electrónico y en un amplio plan de remodelaciones. Una menor proporción se destinará al desarrollo de nuevos formatos o al crecimiento internacional.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Podría llamar la atención la cautela en el desarrollo de nuevos locales después de la expansión de 30% que estima la CCS para Chile en el año 2021. Pero si el problema del último año era administrar la “fiesta de consumo” propiciada por los subsidios gubernamentales y los retiros previsionales, el desafío de los próximos años será gestionar la escasez. La misma entidad estima un crecimiento nulo para el 2022 y modesto para los siguientes años.

Los metros cuadrados sobrantes

La expansión de ventas de los próximos años será baja y en gran parte absorbida por el comercio electrónico. Según la misma fuente este habría representado el 11% de las ventas minoristas en el 2020 y aumentaría hasta el 20% en el 2023. El covid aceleró el cambio digital y la adopción de la compra electrónica y obligará a las empresas de retail a hacer un ajuste mucho más rápido del que se preveía hace un par de años. Esta será una tendencia que afectará globalmente a todas las cadenas de retail mundial. Macy´s, Gap, Lowe´s, Kmart, Victoria´s Secret, Bed Bath & Beyond están cerrando o achicando sus locales en todo el mundo.

La respuesta más fácil ha sido renegociar las condiciones y achicarse traspasando el problema al dueño del inmueble. Pero muchas veces el contrato no lo permite y tampoco soluciona el problema final.

La mayoría ha destinado también parte de sus salas a facilitar el abastecimiento de los compradores digitales, estableciendo tiendas “oscuras” para atención exclusiva de los despachadores de última milla y zonas de entrega en tienda para consumidores finales.

Diferentes posibilidades

Pero en la medida que continúe disminuyendo la participación de la compra física se requerirán soluciones más complejas. Cencosud, por ejemplo, ha optado por achicar sus supermercados más grandes y traspasar ese espacio a otras banderas del grupo: Easy o Spid 35. Otras cadenas han subarrendado los metros sobrantes a retailers complementarios como Alistore, una tienda de importaciones chinas que ya operaría 155.000 metros cuadrados. El desafío será generar una red de alianzas con marcas que atraigan nuevos consumidores o que al menos ofrezcan productos complementarios y no sustitutos.

Una vez que la pandemia haya sido controlada los retailers debieran también explorar la posibilidad de asociarse con empresas de servicios personales, las que serán menos afectadas por el negocio digital: gimnasios, centros de estética, patios de comida, centros de salud, etc.

Habrá en los próximos años una oportunidad de expansión para marcas bien posicionadas, empresas de servicio o consumo complementario a supermercados, que sean capaces de establecer alianzas con los grandes retailers. Pueden beneficiarse del tráfico que ellos generan a un costo de arriendo sustancialmente más bajo que en el pasado.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉