Predicen que será común tener un sensor en la cabeza

chip cerebral tecnología inteligencia artificial

Es un brote con repercusiones muy fuertes y profundas: científicas, médicas, sociales, económicas y también de seguridad nacional.

Dos expertos españoles estuvieron a principios de noviembre casa Blanca, en Washington, convocado por el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos. El neurocientífico Rafael Yuste, profesor de la Universidad de Columbia, y el ingeniero Darío Gil, director mundial del área de investigación de IBM, alertaron en la residencia del presidente estadounidense Joe Biden de la inminente llegada de un mundo en el que los ciudadanos se conectarán a Internet directamente con el cerebro, a través de gorras o diademas capaces de leer la mente.

En ese hipotético futuro, un algoritmo podrá autocompletar la imaginación, como ya hacen los procesadores de texto con las palabras. Los primeros dispositivos, aún rudimentarios, podrían estar a la venta en 10 años en las tiendas de electrónica, según los cálculos de estos expertos.

En una entrevista publicada por el diario español El País, Yuste dijo que «un equipo de la Universidad Stanford ha conseguido este año (2021) que los pacientes paralíticos, que no pueden hablar, escriban como si escribieran a mano, pero basados ​​en el pensamiento, con tecnología implantada. Ese problema, técnicamente, ya está resuelto. »

«En 10 años a partir de ahora, si hablamos de tecnología implantada, puede ingresar información de un lado a otro. La tecnología implantada es mucho más poderosa, pero no puedes venderla en un supermercado, porque necesitas que un neurocirujano te la coloque. Siempre estará en el campo médico. El mayor problema ético y social es la tecnología que no se implanta, la que no es invasiva, porque se puede comprar como si fuera electrónica de consumo, no está regulada y puede llegar a toda la población ”, dijo.

Yuste señaló que “la neurociencia avanza imparablemente y el pensamiento lo genera el cerebro. Cuanto más decodifiquemos el cerebro, más decodificaremos la actividad mental. El problema no es blanco y negro, es un continuo. Ahora mismo con una gorra puedo saber si estás despierto, si estás dormido, si estás atento. Con casco, mejor. Podría saber qué partes de su cerebro se están activando: la visual, la emocional, la sensorial. Eso hoy. En 10 años, posiblemente podrá escribir «con la mente».

Yuste advirtió que «físicamente, las señales son tan débiles que hay que tener el sensor pegado al cráneo, por ahora. No digo que no pueda ser así en el futuro. En los próximos 5 o 10 años». tendrá que ser un gorro o una diadema «.

Señaló que «tener un sensor en la cabeza será de rigor en 10 años, al igual que ahora todo el mundo tiene un teléfono inteligente porque si no lo tienes, te quedas atrás. Será una cosa muy común. Tener el sensor en tu cabeza te permitirá hacer grandes cosas, pero en principio también perderás el control de tus datos mentales. »

Elon Musk impulsa un proyecto para implantar chips en la cabeza.

Interés de los gigantes tecnológicos

Yuste señaló que en este negocio “están todas las grandes empresas tecnológicas y muchas nuevas. Están emergiendo como hongos, porque creen que será el nuevo salto tecnológico. Elon Musk, Bryan Johnson… Quieren ser los primeros. »

«En los últimos años», agregó Gil, «trabajamos con Redes neuronales para temas de clasificación, como el reconocimiento de imágenes. Pero ahora están creando modelos generativos: crean un texto, crean diálogos, pueden crear imágenes. »

Entonces se preguntó: «La reflexión es: ¿qué es un lenguaje? Un lenguaje es, por supuesto, el lenguaje, pero también pueden ser los sistemas de química o entornos de programación. Hemos utilizado estos modelos para crear moléculas químicas. En el En el futuro, la inteligencia artificial te ayudará a escribir el software, al igual que estamos viendo los sistemas de autocompletado de oraciones «.

«Es la tormenta perfecta», dijo Yuste. «Por un lado viene el inteligencia artificial, con estos algoritmos que pasan la prueba de Turing y tendrás que te digan qué hacer. Y esto lo conectas con el cerebro. La conexión que tenemos ahora con el algoritmo de inteligencia artificial, en el teléfono móvil, sigue siendo torpe: con mis deditos, mirando. Imagínese conectar esto con el cerebro humano. Es un brote con repercusiones muy fuertes y profundas: científicas, médicas, sociales, económicas y también de seguridad nacional. Por eso nos llamaron desde la Casa Blanca. Es inevitable que suceda, honestamente. Es un progreso y será para mejor, en general, pero tendrá consecuencias muy profundas.»

 

Fuente: titulares.ar

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉