Esto sucede en nuestro cerebro cuando cuestionamos noticias falsas

cerebro encima de una mano - neuromarketing

Hace poco se dio a conocer un nuevo estudio de los investigadores de negocios de la Universidad de Texas en Austin. En dicho estudio se muestra que hacer una sola pregunta puede ser un arma poderosa para cuestionar las noticias falsas.

Tan solo con preguntar: “¿Cómo sé que esto es verdad?” e intentar responder a la pregunta basándose en el conocimiento personal, hace que los centros de pensamiento crítico del cerebro se activen. Provocando, a su vez, que se desafíen los sesgos, según los investigadores de la Escuela de Negocios McCombs.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

De acuerdo con Tricia Moravec, profesora asistente de gestión de información y autora principal del estudio: “Todos corremos el riesgo de creer en la información errónea. Cuando le hacemos a la gente estas llamadas preguntas autorreferenciales, les ayuda a pensar de manera más crítica, no solo sobre los titulares que ven, sino también sobre los titulares posteriores”.

¿Cómo se realizó este estudio sobre los efectos de cuestionar noticias falsas?

Para llevar a cabo este estudio, se les pidió a los participantes que calificaran los titulares asignados al azar según su veracidad y credibilidad. Básicamente, que cuestionaran las noticias falsas.

Los investigadores usaron una página de redes sociales simulada, con titulares de izquierda y derecha de una fuente de noticias inventada. Estos también le pidieron a los participantes que calificaran su conocimiento personal de una noticia determinada: “¿Qué tan veraz es esta historia?”

Los participantes seleccionaron algunas de estas opciones:

  • Tengo conocimiento personal de esta historia y es verdad.
  • Poseo conocimiento personal y es falso.
  • Carezco de conocimiento personal, pero parece cierto.
  • No tengo conocimiento personal, pero me parece falso.
  • No puedo decir si es verdad o mentira.

Los participantes del estudio utilizaron un auricular EEG para que los investigadores pudieran medir los cambios neurofisiológicos mientras evaluaban los titulares, la mitad de los cuales eran verdaderos y la otra mitad falsos.

¿Cuáles fueron los resultados del estudio?

  • Aquellos que calificaron los artículos mientras cuestionaban su propio conocimiento del tema habían aumentado la activación en varias partes del cerebro asociadas con la actividad cognitiva deliberada.
  • Otros participantes se dieron cuenta de que no tenían una forma de evaluar de primera mano la credibilidad de la noticia. Pensaron más profundamente en la noticia, en lugar de asumir automáticamente que los artículos que se alineaban con sus creencias eran ciertos.
  • Los investigadores también encontraron que los participantes continuaron analizando críticamente el contenido incluso cuando no se les pidió que lo hicieran.

Los investigadores le sugirieron a las plataformas de redes sociales agregar una pregunta sobre el conocimiento de los lectores sobre la veracidad de un artículo podría ayudar a frenar la difusión de información errónea.

Sin embargo, señalan que las personas tienden a recurrir a las redes sociales para entretenerse, conectarse con amigos o escapismo. Así que hacerles una pregunta autorreferencial que requiere un esfuerzo cognitivo puede no ser agradable. Los investigadores también hicieron énfasis en lo siguiente: “es poco probable que las empresas de redes sociales busquen algo que pueda molestar a los usuarios y reducir sus ganancias”. Pese a ello, les aconsejamos siempre cuestionar una noticia falsa haciéndose preguntas.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉