¿El sentido del humor modifica al cerebro?

mujer sonriendo

Según publica el portal ámbito La Ciencia ha demostrado que el sentido del humor cambia el cerebro para bien, desde varios puntos de vista, por lo que impulsa diversos beneficios para la salud.

Por ello, el reírnos de un chiste parece no tener «mucha ciencia», pero cada carcajada modifica las funciones física del principal órgano del cuerpo humano.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

De hecho, cuando se activa en nosotros el sentido del humor, se liberan las comúnmente llamadas hormonas de la felicidad (dopamina, endorfinas y serotoninas) en distintas partes del cuerpo.

Origen fisiológico del sentido del humor

Un artículo de dos investigadores de la Universidad de Navarra explica cuáles estructuras cerebrales se activan durante la comprensión de un chiste. Se plantea que el cerebro interpreta un chiste como una historia que domina el hemisferio cerebral izquierdo en la primera etapa. Cuando el cerebro identifica que algo en esa historia es gracioso, el hemisferio derecho le proporciona al individuo las capacidades creativas para advertirle la paradoja.

Es decir, se produce la risa debido a la flexibilidad mental que tenemos de pasar de una situación lógica (la historia) a una absurda (el chiste). El cerebro secreta dopamina porque se activa el sistema de recompensa al descubrir que esa historia era en realidad un chiste.

Cómo cambia al cerebro

El sentido del humor tiene un enorme impacto en el cerebro. Participan en él un sinnúmero de estructuras cerebrales y conexiones.

Aumenta distintos tipos de inteligencia

La relación entre el humor y la inteligencia no es nueva. Hoy sabemos, porque así lo confirman estudios, que aquellas personas que son divertidas, en especial aquellas que disfrutan del humor negro, tiene un coeficiente intelectual más alto que aquellas personas que no son tan divertidas.

Inteligencia verbal

Se ha establecido, además, que el tipo de inteligencia que mejor se desarrolla es la verbal y la no verbal. También se identificó que una baja tolerancia al humor negro podría tener origen en la inestabilidad emocional. Dejando muy claro que el humor implica una relación directa entre el proceso cognitivo y el afectivo.

Inteligencia emocional

De otro lado, se ha encontrado que quienes tienen un buen sentido del humor también tienen una alta inteligencia emocional mucho más alta.

Tienen además, la particularidad de ser extrovertidos y agradables, encajando con mayor éxito en la sociedad. Esto se debe a la capacidad de reírse de sí mismos, romper el hielo y fomentar el bienestar que produce la risa entre los demás.

Facilita afrontar los problemas de forma optimista

Una investigación señala que usar el humor implica poner en marcha estrategias y habilidades que le permiten afrontar los fracasos o contratiempos de mejor manera y más optimistas. Es así como logran encontrar alternativas a las situaciones negativas que viven, incluso, reírse ellas.

Esto, a su vez, hace que las personas que gozan de buen humor puedan relacionarse y comunicarse de forma eficiente con los demás. Es decir, el sentido del humor hace las veces de habilidad social, la cual suele culminar en relaciones sociales mucho más fructíferas.

Otros beneficios

Reduce el estrés. Como ya lo mencionamos, cuando se activa el sentido del humor y nos reímos, el cerebro secreta endorfinas, serotonina y dopamina, los cuales generan destacadas sensaciones de bienestar y felicidad, que reducen el estrés neurológico y estimulan la sensación de bienestar.

Mejora el sistema inmunitario. Ligado al punto anterior, reír libera endorfinas, las cuales, protegen el sistema inmunitario, protegiendo al organismo de las posibles infecciones que puedan amenazarlo.

Reduce el dolor. Así es, reír estimula la producción de beta-endorfinas, consideradas la morfina natural del cuerpo. Estas actúan sobre el sistema nervioso central en cuanto a sus respuesta al dolor, bloqueándolo.

Mejora el funcionamiento circulatorio. El impacto del sentido del humor sobre el sentido del humor se relaciona con la forma en que facilita la fluidez circulatoria de la sangre y el funcionamiento de los vasos sanguíneos. De esta forma, se previenen enfermedades relacionadas con la mala circulación. Además, quienes ríen mucho tienen hasta un 40 % menos infartos de miocardio o apoplejías.

Reduce el colesterol. Al liberar lipoproteínas en sangre, la risa contribuye a reducir los niveles de colesterol.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉