Corona Island: el destino ecoturístico imaginado por una marca de cerveza

Isla

Llevará el nombre de Corona Island y será un destino ecoturístico sustentable ubicado cerca de las costas de Colombia. La marca de cerveza —propiedad de la compañía belga Anheuser-Bush— ha anunciado la creación de un destino paradisiaco que además cuenta con una peculiaridad: será la primera isla habitada del mundo totalmente libre de plástico.

Desde 2017 la cerveza Corona ha hecho suya la lucha por proteger a los océanos y las playas del planeta de la contaminación y por mantenerlos libres de plástico. El proyecto de Corona Island surge en alianza con la organización Oceanic Global que busca limpiar y mantener sanos a los mares del mundo. El destino ya ha conseguido el distintivo Blue Seal que otorga Oceanic Global y que reconoce la eliminación total de plásticos de un solo uso y la adopción de prácticas sustentables.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

La isla estará abierta a partir del verano de 2023 y busca ofrecer a los turistas una experiencia diferente que les permita desconectarse de la rutina de la vida moderna y reconectar con la naturaleza en un ambiente único.

En un artículo publicado en la página de Oceanic Global, Felipe Ambra, vicepresidente global de Corona, explica: «En Corona Island, estamos celebrando la majestuosidad y la belleza del aire libre al involucrar a los huéspedes en la protección del paraíso. Todos en el equipo, desde nuestros chefs hasta nuestros arquitectos, contribuyeron a crear un paraíso verdaderamente libre de plástico de un solo uso. Esperamos dar la bienvenida a los visitantes, reavivar su relación con la naturaleza y, con suerte, crear más defensores para proteger nuestro mundo natural».

Pero la isla no es solo un lugar bonito para pasar unas vacaciones inolvidables, más bien se trata de una oportunidad para educar a los turistas sobre la importancia de cuidar a nuestro planeta. Lea d’Auriol, fundadora y directora ejecutiva de Oceanic Global, explicó: «Estamos orgullosos de haber trabajado con Corona desde el comienzo del proyecto para garantizar que este destino sostenible demuestre cómo los viajeros pueden experimentar el paraíso tanto con fines de ocio como educativos, dejando un rastro mínimo».