Apple cierra primer trimestre con el mejor ‘marzo’ de su historia

Apple y su desición de descontinuar el iPod

Las dificultades del contexto macroeconómico no han hecho especial mella en los números de Apple, que obtuvo beneficios de 25.000 millones de dólares sobre ingresos de 97.300 millones en el primer trimestre del año (segundo de su ejercicio fiscal). La compañía incrementó así en un 9% lo facturado en 2021 y además registró el mejor mes de marzo de su historia. Lo hizo gracias al impulso de las ventas de dispositivos pero también por su floreciente negocio de servicios, que fijó un nuevo techo de 19.800 millones de dólares y más 825 millones de suscriptores.

Este último segmento es el que más creció respecto al año anterior, hasta un 17%, especialmente impulsado por sendos récords históricos en lo ingresado vía tienda de aplicaciones, música y servicios en la nube. Apple sigue sin desglosar el peso de su negocio publicitario dentro de ese apartado, pero el director financiero Luca Maestri indicó en la presentación que el el de 2022 fue igualmente el mejor marzo de la historia para ese área.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

El fabricante de iPhone no se resintió especialmente por las circunstancias macroeconómicas generales pero alerta de que ese impacto se verá en el siguiente periodo.

La apuesta del gigante tecnológico por afianzar ingresos recurrentes se ve refrendada por el aumento de 165 millones de nuevos clientes en su base de suscriptores a aplicaciones propias y de terceros, el lanzamiento en EEUU de un paquete de aplicaciones orientadas a pequeñas y medianas empresas o la preparación de un servicio de suscripción para dispositivos. Uno de los protagonistas recientes de ese segmento es Apple TV+, cuya película CODA se convirtió hace algunas semanas en la primera de un servicio de streaming en ganar el Oscar a Mejor Película. No está claro si ese hito ha impulsado especialmente las suscripciones al servicio, ya que la compañía sigue sin ofrecer datos de clientes.

En todo caso, Apple avisa de que las cuentas del segundo trimestre del año reflejarán el impacto de la inflación y las reverberaciones de la invasión de Ucrania, que ha hecho que el gigante tecnológico abandone sus operaciones en Rusia. Pero sobre todo la mirada está puesta en China, donde Apple fabrica mayoritariamente sus productos, y que ahora está viviendo nuevos episodios de confinamiento severo para atajar nuevo brotes de COVID-19. Entre las zonas afectadas está Shanghai, que acoge el puerto más importante del mundo y es crucial para el envío de la producción.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉