Presente y futuro de la IA en salud

tarjeta de crédito

La simulación de procesos de inteligencia humana por parte de las máquinas ya es una realidad y empieza a ser una prioridad en materia de salud. La incansable búsqueda de la Medicina Personalizada pasa por el desarrollo de tecnologías que emplean el análisis predictivo de imágenes, el procesamiento del lenguaje natural o la realidad virtual

Hablar de la Medicina del futuro supone hablar de tecnología

Dado que ineludiblemente Medicina e Inteligencia Artificial (IA) van a ir de la mano desde el momento en el que hablamos de la digitalización de los procesos. La complejidad y el aumento de datos que se utilizan en la asistencia médica hacen que esta tecnología tenga muchas y numerosas aplicaciones, especialmente, en la toma de decisiones clínicas.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Pero no solo, ya que contamos con ejemplos de diferentes tipos de IA empleados para hacer diagnósticos, establecer tratamientos o mejorar la participación y adherencia de los pacientes que han demostrado que pueden funcionar igual o mejor que con la intervención humana. En este escenario, la actual pandemia ha supuesto un impulso en el desarrollo de la IA al tiempo que la salud digital es la que está ayudando a construir la realidad post-COVID. Sin embargo, su aplicación no está exenta de dificultades que tienen que ver con la ética en su uso y la seguridad en su funcionalidad.

Los inicios de la inteligencia artificial se remontan a los años 50, cuando Alan Turing, considerado el padre de la inteligencia artificial, escribiera sobre ‘Computing machinery and intelligence’ en la revista Mind. Desde entonces, su uso en las ciencias de la salud ha sido de lo más fructífero. El sistema pionero en este uso fue el MYCIN, de la Universidad de Stanford (EE.UU.), desarrollado para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades bacterianas. A partir de ahí se ha evolucionado teniendo por delante el potencial de transformar muchos aspectos de la atención del paciente.

Para explicar algunas de las aplicaciones que ya están funcionando en el campo de la salud, hay que puntualizar que la inteligencia artificial no es una tecnología como tal, sino un conjunto de tecnologías o sistemas computacionales artificiales capaces de tener un comportamiento inteligente.

Máquinas inteligentes o machine learning

La automatización de los procesos mediante el uso de robots para que realicen tareas humanas es uno de los campos más desarrollados en salud. Para ello, no solo se utiliza la IA, sino que se va un paso más allá con el machine learning o aprendizaje automático.

Se basa en el empleo de máquinas capaces de aprender de la experiencia de su propio funcionamiento para el desarrollo y optimización de las tareas que se le han asignado. Y lo hacen procesando y encontrando patrones en grandes conjuntos de datos de forma independiente que permiten mejorar su precisión de predicción. Una innovación que puede conducir a estrategias de atención más efectivas y holísticas que mejoren los resultados de salud en los pacientes.

Conoce más aquí


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉