La inteligencia artificial predice el éxito de los alumnos

velocidad de la luz

Los tiempos cambian. La educación, también. En un mundo conectado los contenidos educativos se pueden llevar a cualquier parte de forma inmediata. La única condición inevitable es el acceso a internet. Durante la pandemia, esta posibilidad fue determinante.

La cuestión de hacer llegar los contenidos a estudiantes sin capacidad de asistir a la escuela es fácil de solucionar. El punto en el que la enseñanza a distancia genera más dudas es en cómo hacer llegar la contribución del docente, como tutor, a los estudiantes. Esto incluye su capacidad para atender a sus dificultades, aclarar sus dudas y reforzar los contenidos cuando lo necesiten. Esta tarea de tutorización que en la enseñanza presencial está bien establecida es algo que en la enseñanza a distancia tiene mucho camino por recorrer.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Los últimos avances en inteligencia artificial y tratamiento masivo de datos en educación han abierto la puerta a sistemas de docencia a distancia que se adaptan a las necesidades de los estudiantes.

Este avance se consigue evaluando sus resultados y actividad en línea. Para ello, se han desarrollado sistemas capaces de detectar los contenidos en los que los estudiantes tienen más dificultades. Estos sistemas, en sus versiones más avanzadas, son capaces incluso de proponer contenidos a la medida de cada estudiante para reforzar las lagunas de aprendizaje que pudiera tener.

En otros casos, se han generado tutores inteligentes con la capacidad de interaccionar en tiempo real con los estudiantes de forma similar a como lo harían sus profesores. Estas herramientas son capaces, en cierta medida, de ayudar en el trabajo de tutorización que haría un docente en las aulas y actúan como sistemas de alerta temprana cuya aceptación debe estudiarse.

El proyecto FiabevaluaCOVID19, financiado por el Fondo SuperaCOVID19, se propuso como objetivo la búsqueda de herramientas de enseñanza a distancia que mejoraran los sistemas de guía y evaluación de los alumnos durante la pandemia. Además de desarrollar herramientas online para la evaluación a distancia, también realizó un análisis exhaustivo de datos y trató de encontrar sistemas de predicción de fracaso académico.

Los resultados obtenidos indican que, si bien las herramientas online de aprendizaje se pueden desarrollar de forma eficaz, la predicción del posible fracaso de los estudiantes es algo que genera grandes dificultades. En este sentido, simular la acción la tutorización en la enseñanza a distancia solamente se puede cumplir en parte. Si bien es sencillo diseñar sistemas que refuercen ciertos contenidos o resuelvan dudas, es muy complicado simular la intuición del profesorado a la hora de predecir el éxito o fracaso de sus estudiantes.

Conoce más aquí


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉