Ideas, innovación y consejos para que las cosas sucedan

Dedo señalando pantalla digital

El experto analiza cómo las organizaciones pueden favorecer activamente la generación e implementación de ideas que generen nuevos negocios

Muchos líderes en las organizaciones parecieran estar preocupados por los necesarios procesos de innovación. Son muchas las necesidades, pero aparentemente son pocas las personas, en proporción, que empujan activamente la innovación en la práctica. ¿No están bastando los cursos sobre agilidad, analytics y programación para que esto ocurra? Resulta más que evidente que se requiere algo más que eso.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Mucho se ha hablado sobre la innovación sobre todo desde la crisis sanitaria, donde parece haberse puesto un turbo a todos los procesos de cambio. En este sinnúmero de definiciones relativas a innovación, hay una que resume con precisión y sencillez de qué se trata: la INNOVACIÓN es la capacidad que tienen las organizaciones para transformar IDEAS en VALOR.

Esta definición, por sencilla que parezca, encierra conceptos demasiado relevantes para quienes deseen que las cosas importantes ocurran:

Las IDEAS constituyen el insumo esencial sin el cual la innovación no va a poder darse
No basta solo con las IDEAS: la INNOVACIÓN es el producto de llevar las ideas a la acción
La INNOVACIÓN se producirá si la INNOVACIÓN produce VALOR o RIQUEZA
Con mucha astucia el economista norteamericano Theodore Levitt, quien fuera catedrático de Harvard Business School, expresó que mientras «La creatividad es pensar en nuevas ideas. Innovación es hacer cosas nuevas». Nunca mejor sintetizado.

Conoce más aquí


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉