Con inflación de Colombia arriba de expectativas, ¿cuál será la ruta que tome el BanRep?

shopper, Alza de precio en productos. Marks & Spencer comercio. Grupo Herdez

La inflación de Colombia en 2021 fue calificada como sorpresiva. Esto porque el 5,62 % (la más alta desde cierre de 2016) superó las expectativas del mercado, incluido el pronóstico del Banco de la República, que esperaba una inflación entre el 5,29 % y el 5,3 %.

Y por qué fue sorpresiva, porque el cóctel de pandemia, crisis del transporte internacional por la escasez de contenedores, devaluación y las afectaciones por los bloqueos en el marco del paro nacional pasaron factura a la inflación del país.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

El análisis entregado por el director del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), Juan Daniel Oviedo, da cuenta de varios efectos de la inflación en bienes primordiales para la economía nacional.

La inflación anual de alimentos y bebidas en Colombia superó el 17,2 % (el resultado más alto desde julio de 2016), y, en ese análisis, hay tres fenómenos que marcan la ruta: primero la logística internacional ha tenido efectos muy importantes en el precio de insumos y concentrados, lo que también afecta la cadena de producción de la papa, res, entre otros.

“A eso se suman efectos distorsionantes de la cadena de producción, que se asocian al paro nacional. En último lugar, para octubre y noviembre se vio una intencidad de lluvias que afectó el rendimiento de producción en carne y en leche”, agregó Juan Daniel Oviedo.

Segmentos protagonistas

La presión sobre la producción de alimentos en el país se tradujo en que, del 5,62 %, 2,73 puntos se explicaran por alimentos y bebidas.

El otro dato que también destacó el Dane tuvo que ver con el comportamiento de los precios de los combustibles, que crecieron casi el doble respecto al dato total: 11,32 %.

“Esto nos lleva a que cuando queremos analizar la división de transporte, se tiene que la inflación en diciembre de ese sector aportó cinco puntos básicos en el mes (28 puntos básicos en el dato anual), por el alza de $200 para la gasolina y de $180 para el ACPM.

Al final de la lista, y gracias a la entrada de Wom al mercado de las comunicaciones móviles de Colombia, hubo una compensación de precios en el sector de información y comunicaciones, con una caída de precios cercana al 12,10 %.

¿Qué hará el Banco de la República?

Todavía con ese arrastre, el dato de inflación de 2021, como ya se advirtió, superó las expectativas y algunos analistas ya lo daban por descontado. El tema ahora está en qué presiones genera esto para la economía nacional, con especial énfasis al proceder del Banco de la República.

En entrevista con Valora Analitik, el ministro de Hacienda y presidente de la Junta Directiva del Banco de la República, José Manuel Restrepo, había asegurado que el ritmo de incremento en las tasas de interés se iba a dar con base en los resultados coyunturales.

Misma posición que advirtió el gerente del emisor, Leonardo Villar, luego de la más reciente junta del Banco, en la que se aumentaron las tasas de interés en 50 puntos básicos.

Recomendado: Por primera vez desde 2016, BanRep sube tasas en 50 puntos

Sin embargo, ya algunos analistas hablan de una presión extra para el cuerpo directivo del emisor, lo que se materializará, posiblemente, en un mayor ritmo en el alza de tasas de interés. Un análisis de Alianza Valores, de cierre de 2021, aseguraba que, con una inflación acelerándose los próximos cuatro meses, se prevé que el Banco de la República debería aumentar al menos 250 puntos básicos entre las reuniones de enero a junio (es decir: cuatro reuniones con dos aumentos de 75 puntos básicos y dos de 50 puntos básicos).

Lo anterior quiere decir que, a mitad de 2022, las tasas de interés en Colombia llegarían al 5,5 %, incluso arriba del 4,25 % que se registraba antes de la baja de tasas que se llevó a cabo como respuesta a la llegada de la pandemia del Covid-19 a Colombia.

Lo que dicen los análisis

En ese análisis también concuerda Jackeline Piraján, economista de Scotiabank Colpatria. Para la analista, los precios en Colombia reflejaron el impacto internacional y también la normalización interna.

“Esto nos lleva a concluir que, para las personas en condición de vulnerabilidad, la inflación fue de cerca del 20 % superior a la del promedio nacional y enfrentaron una inflación del 6,85 %. Esto implica que el Banco de la República probablemente pueda acelerar su paso de ajuste a las tasas de interés. Estamos estimando que potencialmente puedan haber subidas de 75 puntos básicos en la tasa de referencia durante los meses de enero y marzo y que, en adelante, se espera que la inflación pueda estabilizarse en la segunda parte del año. Podríamos ver una tasa del Banco Central terminando en el 5 % en el 2021”, agrega Piraján.

Justamente el anterior análisis toca un punto que, según también mencionó Oviedo, es vital en el plan para mitigar los efectos de una inflación muy alta: el golpe no es el mismo para todas las clases socioeconómicas del país. De hecho, los hogares en situación de pobreza van a ver mayores presiones pues la inflación se explica, en su mayoría, por alimentos, precios de servicios y arriendos, que son variables de mayor peso en la canasta de estos hogares.

“En la medida en que la inflación ha estado determinada en cerca de un 50 % por alimentos es natural que la inflación de 2021 vaya a tener más peso sobre la evolución de las líneas de pobreza monetaria extrema, así como la canasta de pobreza monetaria. El incremento de la inflación para hogares pobres y vulnerables muestra que la evolución de líneas de pobreza va a ser más acelerada en la medida en que la inflación que más pesa allí fue la que se mencionó”, dijo Oviedo al respecto.

El punto crítico está en que el Banco de la República deberá sopesar ese impacto en sus próximas juntas, toda vez que los picos inflacionarios, de momento, no parecen reducirse. De hecho, la tendencia muestra que la inflación mundial seguirá repuntando.

María Paula Castañeda, economista de BBVA Research, explicó en ese sentido que, en los próximos meses, se espera que la inflación continúe al alza, alcanzando su pico en el primer trimestre del año algo por encima del 6,0 %.

“Las razones del alza son una normalización de precios por políticas implementadas por el Gobierno, la indexación de precios a una inflación más alta, el incremento del salario mínimo muy por encima de la inflación y un efecto rezagado de la reciente devaluación del tipo de cambio en los precios y el incremento internacional de los insumos”, explicó la analista.

La perspectiva no es ajena a la visión del emisor: desde allí también están viendo que la inflación va a seguir aumentando en los próximos meses, sumándole los efectos propios del alza del salario mínimo (del 10,07 %), para luego empezar su senda de normalización.

Adicionalmente, Andrés Pardo, jefe de Estrategia Macroeconómica en XP Investments, dio a conocer que a la luz de este telón de fondo, junto con las preocupaciones relacionadas con el 10 % de aumento del salario mínimo para este año, “ahora esperamos que el Banco de la República suba su tasa de política en 75 puntos básicos en la reunión de este mes”, lo que llevaría las tasas al 3,75 %.

De momento, las apuestas del Banco de la República son suficientes como para pensar que la inflación este 2022 hará su retorno al rango meta (2 % y 4 %), incluso a la espera de que llegue a ser del 3 %. Aunque ya hay quienes piensan que Colombia podría estar ante un segundo año consecutivo con inflación arriba del 4 %.

 

Fuente: VALORA ANALITIK


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉