PepsiCo, Heineken y P&G suben precios por costos de materia prima

persona comprando en supermercado

Los gigantes consumidores advierten de un aumento del problema, acelerado por los costos de transporte, y toman medidas para protegerse como subir sus precios.

El aviso lanzado por varios gigantes del consumidor en sus cuentas del primer trimestre del año sobre la subida del coste de las materias primas y su impacto en su cuenta de resultados es ahora una alerta roja.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

PepsiCo, Heineken, P&G, Nestlé, Danone y General Mills han informado en los últimos dos meses que la inflación empeorará en la segunda parte del año, lo que agrega presión y pone en riesgo sus márgenes.

“La presión inflacionaria será mayor en la segunda mitad del año”, explicó Hugh F. Johnston, director financiero de PepsiCo, en su última conferencia telefónica con analistas. “El aumento en el precio de las materias primas comenzará a afectarnos en el segundo semestre y tendrá un efecto mayor en 2022”, dijo Heineken.

“Esperamos un aumento significativo de costos” en el año fiscal 2022 -de julio de 2021 a junio de 2022-, que unido al aumento de los gastos de transporte generará un impacto de “1.900 millones de dólares después de impuestos”, dijo. P&G, que ya ha sufrido una caída de margen bruto de 140 puntos por este tema en el último año.

Un problema generalizado

Nestlé ha explicado que los costes de venta de sus productos crecerán un 4% este año, mientras que Danone ha reconocido una inflación del 7% en el primer semestre , que crecerá “uno o dos puntos más en el segundo semestre del año ”, según su CFO, Juergen Esser, a pesar de que la presión durante el primer semestre del año ya le ha costado 420 puntos básicos de margen.

General Mills, propietario de Häagen-Dazs, ha agregado que la inflación en su caso fue del 4% en 2021 y espera que suba al 7% en el año fiscal 2022, que la compañía inició en junio.

Otra empresa que ha puesto cifras sobre el problema es Ebro Foods, una de las mayores empresas de alimentación con capital español . Si la compañía ya experimentó un gasto extra de 60 millones en 2020 por la subida de las materias primas, su previsión es que la cifra crezca este año.

“La altísima inflación de los costes de materias primas y materiales de embalaje en 2021 supondrá 45 millones de euros para el arroz y 15 millones de euros para la pasta”, explica la compañía en sus resultados del primer semestre.

“El capital circulante se ha incrementado en 27 millones, un 39% respecto a diciembre de 2020, principalmente por el impacto de la subida del precio de las materias primas”, añadió la petrolera Deoleo en sus cuentas semestrales.

El Índice de Precios de Materias Primas de Bloomberg cerró ayer en $ 96,18, un 60% más que en marzo de 2020. La inflación en Estados Unidos subió a 5,4% en julio, superior a lo esperado, y en la Eurozona alcanzó el 2,2%, su nivel más alto en Tres años, dicen Guillermo Sagnier, socio de Simon-Kucher, y Oroel Praena, director senior de la consultora.

El IPC español subió hasta el 3,3% interanual en agosto, su cifra más alta en nueve años, debido al precio de la energía, mientras que en Alemania se encuentra en su nivel más alto (3,9%) desde 1993.

“Los precios de las materias primas en el sector de alimentos y bebidas durante el segundo semestre de 2021 continuarán con la escalada registrada en el primero . Este hecho, unido al fuerte incremento de los costes de transporte (principalmente desde Asia a Europa y EE.UU.) y el regreso a los niveles de competencia de los distribuidores antes de la pandemia, se está traduciendo en una caída de los márgenes en la industria en 2021 ”, asegura Transy Rodríguez, socio responsable de productos de consumo y distribución de EY.

“Hay un aumento de la demanda por encima de lo habitual que ha hecho subir el precio, pero también hay especulación con las materias primas y, además, el costo del envío de contenedores se ha duplicado en mes y medio. En este contexto, la presión inflacionaria será mayor en la segunda mitad del año y no se tiene visibilidad de cuánto puede durar. Por primera vez, China está exportando inflación ”, indica Fernando López de los Mozos, socio de Roland Berger y experto en bienes de consumo.

Las empresas responden

Las empresas del sector están poniendo en marcha una batería de medidas para protegerse de la inflación, que han pasado de la búsqueda de eficiencias productivas (PepsiCo ha anunciado un plan para recortar gastos de 1.000 millones hasta 2026) a un cambio en la cadena de suministro o la contratación de derivados para protegerse de nuevos incrementos (Coca-Cola o General Mills).

“En muchos casos comenzaremos a observar la foto real en los resultados del ejercicio 2022, ya que muchos actores del sector han contratado medidas de protección anuales, como coberturas, para asegurar precios”, dice Transy Rodríguez.

Sin embargo, la gran pregunta que ahora se hacen todas las empresas, en mayor o menor medida, es si ejecutar aumentos de precios o no. P&G, PepsiCo, Danone o Kimberly Clark, propietaria de Kleenex, ya los han lanzado, mientras que otros están realizando estudios de mercado sobre el impacto que puede tener tal medida.

“El dilema de las empresas es hasta qué punto trasladar la subida de las materias primas al precio final al consumidor. En algunos casos, subir los precios y mantener el margen es la mejor opción, pero en otros el consumidor no está dispuesto a pagar mucho. más en este entorno y es mejor reducir márgenes y asegurar la demanda ”, señalan Guillermo Sagnier y Oroel Praena, de Simon-Kucher.

“La distribución también se enfrenta a este desafío con las marcas blancas, ya que el aumento de las materias primas las afecta considerablemente. En un sector con márgenes de negocio estrechos, cualquier decisión es delicada ”, añaden ambos expertos.

«Creemos que merece pagar un poco más por nuestros productos», dijo el director financiero de PepsiCo en su última conferencia telefónica con analistas. “Hemos aumentado los precios en respuesta a la inflación”, explicó Unilever en sus últimos resultados. “Ya hemos aumentado los precios sustancialmente durante los últimos tres trimestres”, reconoce también Nestlé.

Otra opción que se está considerando es ofrecer productos de entrada más asequibles, rebajando atributos para recortar costos , así como realizar “rediseños de los envases reduciendo el tamaño y manteniendo el precio”, dicen Guillermo Sagnier y Oroel Praena.

“La fiesta la pagará el consumidor o el fabricante, no el minorista. Habrá incrementos de precio en la distribución que se trasladarán al cliente y el resto lo asumirán los proveedores”, concluye Fernando López de los Mozos.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉