China se propone que la gente gaste dinero en 2022

Mujer con tapaboca en interior de mercado haciendo compras

El lento gasto de los consumidores ha arrastrado a la economía de China desde la pandemia, con poco alivio a la vista para 2022.

Junto con el mercado inmobiliario, el consumo es una de las dos áreas que más preocupan a los economistas en sus perspectivas de crecimiento en China. El gasto del consumidor es también el sector en el que las empresas y los inversores han apostado, ya que esperan que el poder adquisitivo de la clase media de China crezca en los próximos años.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Los principales líderes en Beijing advirtieron en una reunión de planificación económica este mes que el crecimiento enfrenta una “triple presión” por la contracción de la demanda, los shocks de oferta y el debilitamiento de las expectativas.

“El problema central de estas ‘triples presiones’ sigue siendo un debilitamiento de la demanda o una demanda insuficiente”, dijo Wang Jun, economista jefe de Zhongyuan Bank, en mandarín, traducido por CNBC. “Si la demanda mejora, las expectativas mejorarán”.

La principal razón por la que el desarrollo económico no puede sostenerse se refleja en el debilitamiento de la demanda, dijo, y señaló en particular el impacto negativo de la pandemia en los ingresos de las personas. También señaló los retrasos en la demanda de la reducción del gasto del gobierno local en proyectos de infraestructura y la regulación de las empresas de tutoría después de la escuela que han afectado el empleo.

Con respecto a la tercera presión de los choques de oferta, dijo que están principalmente relacionados con la pandemia y con medidas demasiado drásticas para reducir las emisiones de carbono, que desde entonces han sido ajustadas. Las restricciones relacionadas con los virus sobre el regreso al trabajo han contribuido a las interrupciones en las cadenas de suministro globales, incluida la escasez de componentes críticos como los semiconductores.

La incertidumbre general sobre los trabajos y los ingresos reduce la disposición de las personas a gastar. La represión de Beijing contra la dependencia de la deuda de los desarrolladores inmobiliarios también afecta la percepción de riqueza de los hogares, ya que la mayoría está atada a la propiedad.

“La recuperación del consumo el próximo año tendrá un gran impacto en la economía”, dijo en mandarín Jianguang Shen, economista jefe de la empresa china de comercio electrónico JD.com, traducido por CNBC.

Shen dijo que las autoridades podrían impulsar el consumo siguiendo el ejemplo de Hong Kong al ofrecer cupones. Eso obligaría a los consumidores a gastar en negocios específicos como hoteles, incentivados aún más por una estructura escalonada que no desbloquearía los cupones posteriores hasta que el primero expirara o se agotara.

Las ventas minoristas de Hong Kong se contrajeron en 2019 y 2020 debido a que las protestas interrumpieron la economía local, incluso antes de que la pandemia cerrara la región semiautónoma de los turistas extranjeros y del continente. Las autoridades locales lanzaron el último programa de cupones en agosto y las ventas minoristas durante todo el año hasta octubre aumentaron un 8,45% con respecto al mismo período en 2020.

Las ventas minoristas de China continental cayeron el año pasado a pesar de que la economía creció en general. Las comparaciones con esa disminución ayudaron a aumentar las ventas minoristas en el primer trimestre, pero el ritmo de aumento se ha desacelerado, especialmente desde el verano. Las ventas minoristas durante los primeros 11 meses del año aún aumentaron un 13,7% con respecto al mismo período en 2020.

Por sector, los consumidores han aumentado su gasto en alimentos y ropa, en lugar de en servicios como educación y entretenimiento, según estimaciones de los analistas de Goldman Sachs. Esperan que la divergencia entre bienes y servicios se reduzca ligeramente el próximo año.

Pero incluso con sus proyecciones de un crecimiento del 7% en el consumo real de los hogares el próximo año, “se mantendría por debajo de su tendencia anterior al Covid para fines de 2022”, dijeron los analistas. Señalaron los obstáculos de la política de “tolerancia cero” de China para controlar Covid y la recesión en el sector inmobiliario.

El banco de inversión espera que el PIB de China se desacelere a un crecimiento del 4.8% el próximo año, por debajo del 7.8% esperado este año.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉