El consumo uruguayo disminuyó un 9% en mayo

consumo uruguayo

En mayo, el consumo de las familias uruguayas en almacenes y supermercados disminuyó 9% con respecto al mismo mes del año pasado. En simultáneo, la facturación de los comercios aumentó 2% y el precio de los productos, 11%. Así entonces, con una baja del consumo combinada con una suba de la facturación, se compra menos, pero se paga más.

En cuanto al nivel de ventas durante los primeros cinco meses del año, se registró una caída acumulada de 5% en el consumo, con respecto a igual período del año pasado. En ese mismo período la facturación creció 5% y los precios de los productos se incrementaron 10%. Estos datos fueron divulgados recientemente por el Radar Scanntech, que recopila información de 1.700 puntos de venta a lo largo y ancho del país.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

El Radar Scanntech también reveló que, en promedio, el gasto en cada ocasión de compra fue de 348 pesos en mayo. Este monto, no obstante, fluctúa según el tamaño del comercio. Los locales con más de siete cajas disponibles tuvieron en mayo un ticket promedio de 422 pesos; mientras que los más pequeños tuvieron un ticket promedio de 234 pesos.

Alejandro Cavallo, economista de Equipos Consultores, especializado en el comportamiento de los consumidores, señaló a la diaria que la caída de 5% en el consumo en lo que va del año “es un número importante”, sobre todo, porque se trata de bienes de la canasta básica –alimentos, bebidas y limpieza– que “tienen una inelasticidad importante”, es decir, “cambios en las condiciones de demanda no generan cambios muy importantes en el consumo”. Por eso mismo, indicó que, en este caso, “tratándose de aumentos importantes en los precios [de los productos de la canasta básica], sí se termina generando un efecto importante en la demanda”. “Un 5% para bienes de consumo básico es importante”, subrayó.

Cavallo explicó que los precios de los alimentos, al igual que los de los combustibles, “ya venían subiendo desde el año pasado”, pero apareció en escena un factor determinante que “aceleró ese proceso de aumento de precios”: la invasión de Rusia a Ucrania en febrero de este año.

Antes de la guerra en el este de Europa, indicó Cavallo, se había constatado una mejora en las expectativas de los consumidores, “que venían recuperándose poco a poco tras la salida de la pandemia, y esto fue como un segundo shock que afectó las expectativas”. “Ese dato [de la caída del consumo] está en línea con estos deterioros que estamos viendo [de las expectativas de los consumidores]”, agregó.

Para más información ingresar aquí

Imagen de portada cortesía de La Diaria Política