El Aeropuerto de Carrasco en Uruguay es el que menos tráfico de pasajeros tiene en toda la región

Turistas abordando un avión en pleno atardecer. Santa Lucía. Viajar. Aeropuerto Felipe Ángeles. AIFA. Aeropuerto de Cancún. AIFA

Según publica el portal Carmelo el aeropuerto internacional de Carrasco es el que menos tráfico de pasajeros ha recuperado respecto al que tenía previo a la pandemia de covid-19 de un total de 12 evaluados en América Latina, advierte un informe de la calificadora de riesgo Moody’s.

“La recuperación posterior a la pandemia en los aeropuertos de América Latina varía significativamente según cuándo finalizaron las restricciones de viaje, las mezclas de pasajeros (locales/internacionales) y la distribución geográfica del tráfico, y las diferencias en la fortaleza económica regional”, expresa Moody’s.


Banner_frasco-suscripcion-800x250

Lideran los aeropuertos de México y San Juan de Puerto Rico que en el primer semestre de este año tuvieron 111% y 110% respectivamente del tráfico que tuvieron en el primer semestre de 2019. En cambio, Carrasco se ubica último con 58%, por detrás de Ezeiza con 70% y Guarulhos (Sao Paulo) con 75%.

Según Moody’s “los aeropuertos latinoamericanos lograrán una recuperación total a los niveles de tráfico aéreo de 2019 en promedio para 2023, aunque los aeropuertos en Argentina, Uruguay y Ecuador probablemente alcancen esos niveles solo a fines de 2024”, publica El País.

La calificadora advirtió que “el entorno macroeconómico actual y la inflación persistente aumentan el riesgo de desaceleración de la demanda de viajes en general. La demanda se ha mantenido sólida hasta ahora en medio de la demanda acumulada y, en general, los transportistas han podido trasladar a las tarifas aéreas los costos más altos del combustible para aviones. A medida que disminuyan esos costos, cualquier caída correspondiente en las tarifas aéreas beneficiaría la demanda. Aun así, ahora existe un mayor riesgo de que los consumidores redirijan su gasto hacia bienes más críticos y no discrecionales, lo que representa un riesgo para la trayectoria de recuperación de los viajes aéreos”, concluye el informe.