El 55% de los uruguayos cree que ha aumentado la carestía

carestia

En ese marco, 55% de personas cree que en Uruguay hay carestía y un 14% cree lo contrario, según un relevamiento realizado por la Usina de Percepción Ciudadana (UPC) entre el 13 y el 17 de mayo. Ante la afirmación de “En Uruguay hay carestía”, 38% se mostró “muy de acuerdo”, 19% “de acuerdo”, 9% “en desacuerdo” y 3% “muy en desacuerdo”, mientras que 14% tuvo una visión neutra y 19% no respondió.

El término “carestía”, que hace referencia al precio de los artículos y servicios de bien común y al aumento del costo de vida, ha estado en el centro del debate político en el último mes. El martes, tras variados reclamos de los partidos socios de la coalición, la oposición y el PIT-CNT, el gobierno tomó cartas en el asunto y anunció diversas medidas sociales, IVA personalizado y el congelamiento del precio del supergás hasta setiembre.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Al observar las respuestas por edad, se puede ver que crece la visión de que hay carestía con el aumento del grupo etario. 76% de quienes tienen 60 años o más están “muy de acuerdo” o “de acuerdo” con la existencia de este problema y 68% en los que tienen de 45 a 59 años; por el contrario, 33% creen lo mismo entre 18 y 29 años y 42% entre 30 y 44 años.

Por otro lado, el concepto de carestía es ampliamente conocido por la población (75%) y es fundamentalmente comprendido por los mayores de 60 años (99%), mientras que el mayor porcentaje de personas que no sintieron hablar de carestía son jóvenes de entre 18 y 29 años (55%). En relación a la inflación, 79% considera que hoy está por encima del año pasado, 15% piensa que está igual y 2% cree que bajó. En efecto, la inflación en abril de este año fue en el acumulado a 12 meses 9,37% frente a una medición de 6,76% en el mismo mes de 2021.

En el relevamiento también se consultó por los precios de los alimentos, en función del índice de precios del consumo (IPC): 74% piensa que el rubro que más aumentó fue alimentos y bebidas no alcohólicas, seguido por transporte (8%), bienes y servicios (5%), vestimenta (4%) y salud (3%). El incremento es mayormente percibido en la capital (76%) que en el interior (68%).

Imagen de portada cortesía de La Diaria Política