Transformación digital: La transformación y la competitividad digital global ubica a la región al final del ránking

velocidad de la luz

La transformación digital es, quizá, el medio y el fin de buena parte de los esfuerzos de estos tiempos. El sector de las telecomunicaciones, por ejemplo, comienza a ver a través suyo cómo el límite -hasta ahora claro y natural- de los llamados mercados verticales, hoy se esfuma. Y lo hace porque esta tendencia no implica una adopción tecnológica per sé, sino un cambio de paradigma profundo, que adopte a la innovación como mecanismo de evolución al punto de determinar la competitividad (o no) de una empresa, de un país, de una región. Y fue justamente eso lo que tabuló el ranking mundial de competitividad digital 2021, que por quinto año consecutivo realizó el Centro de Competitividad Mundial del Institute for Management Development (IMD), y en el que seis de los 15 países peor evaluados pertenecen a América latina y el Caribe.

Este trabajo, que midió la capacidad y disposición de 64 economías globales para adoptar y explorar tecnologías digitales como un motor para la transformación económica de sus empresas, gobiernos y sociedades, ubicó primero a Estados Unidos, segundo a Hong Kong, tercero a Suecia, cuarto a Dinamarca y 15° a China; dejó al pie del listado a Brasil (51°), México (56°), Perú (57°), Colombia (59°), Argentina (61°) y, última, Venezuela (64°).

Banner_frasco-suscripcion-800x250

En su introducción, este trabajo que puede observarse aquí, recordó que la emergencia sanitaria que el mundo atravesó -en buena medida en 2020 y que, aunque mermó en algunas latitudes, aún no concluyó- impuso desafíos económicos, de salud y de infraestructura tecnológica, pero también del relacionamiento interpersonal y de desarrollo empresario.

“De hecho, es la capacidad de las economías de utilizar tecnologías digitales para transformarse lo que IMD World Medidas del Ranking de Competitividad Digital”, advirtió el trabajo y señaló que los países que mejores resultados obtuvieron fueron aquellos dueños de una fuerte preparación futura, es decir, con individuos y empresas flexibles y ágiles.

Así, la comparativa global analizó campos como conocimiento (talento, educación y concentración científica), tecnología (marcos regulatorios, capital y marco tecnológico) y preparación para el futuro (actitudes adaptativas, agilidad en los negocios e integración de tecnologías de la información).

“Las 10 economías que encabezan el ranking se centran en la construcción de su talento, en fortalecer la infraestructura de conocimiento para desarrollar y emplear tecnología digital, en proveer un marco regulatorio efectivo que permita el desarrollo e introducción de tecnologías, y en combinar la adaptabilidad individual con la agilidad empresarial”, evaluó la Asociación Latinoamericana de Internet (ALAI).

Y comparó con las economías que se encuentran entre las últimas 10 ubicaciones: “Es preocupante el reto implícito que resulta de los 10 últimos lugares: Latinoamérica se encuentra en un estado de plena desventaja ante la economía global (o digital), pues cinco de las naciones peor calificadas, pertenecen a la región”.

“A ello se suma que América latina y el Caribe, a causa de la pandemia, perdieron 26 millones de empleos y registraron una caída de 7,4 por ciento del PBI en 2020, de acuerdo con datos del Banco Interamericano de Desarrollo; y, por si fuera poco, se espera que la pobreza (extrema y moderada) aumente en unos cinco puntos porcentuales de la población”, ponderó la ALAI.

Y, de la comparativa de indicadores duros y respuestas abiertas, México descendió dos ubicaciones para ubicarse en el puesto 56, al mermar su posicionamiento en conocimiento y en tecnología; al igual que Perú, que pasó del 55 al 57, por retroceder en conocimiento, pero avanzar en su preparación para el futuro y tecnología.

A su vez, Argentina descendió dos puestos, al pasar del 59 al 61, por restar en conocimiento, pero mejorar sus indicadores en tecnología; al tiempo que Colombia repuntó, al pasar del puesto 61 al 59 gracias a su apuesta en los campos de tecnología y conocimiento.

“Los gobiernos latinoamericanos tienen mucho por delante en cuanto adopción y exploración de las tecnologías en pos de una verdadera transformación digital”, sostuvo la ALAI y destacó que Colombia, México y Venezuela “son los países que más tienen que trabajar en marcos regulatorios efectivos para la adopción de tecnología”.


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉