Transformación digital: La transformación digital y transición ecológica y social

Mano sosteniendo celular mostrando rostro de personas Customer

La crisis de 2008 pareció generar un acuerdo general en que había que cambiar las reglas del juego. Aquello duró poco, más o menos hasta que quienes habían necesitado los recursos públicos para sobrevivir consiguieron acogotar al sector público a cuenta de la deuda acumulada precisamente para salvarles el tafanario. La crisis pasó sin que se acometieran las reformas que debían afectar al funcionamiento del sistema económico, al sostenimiento del Estado del bienestar y a la reducción de desigualdades. Cualquier persona avisada ya entenderá que todo eso requiere políticas redistribuidoras decididas que implican, entre otras cosas, cambios fiscales de calado. No es el momento –decían–, la prioridad es salir de la crisis. Así que el tan mentado nuevo modelo económico se quedó en nada, como la refundación del capitalismo o aquella insistencia en el crecimiento verde o la sostenibilidad.

Esto ha ocurrido a todos los niveles políticos y de gobierno. La UE, con abundante verborrea –oscura y tecnocrática, pero muy cool– desparramada en un sinnúmero de planes e informes al dictado del oligopolio de consultoras, prosiguió implacable una agenda neoliberal que va restando poderes a la ciudadanía en beneficio de la capacidad de arbitraje (jueces y parte) de las grandes corporaciones. En España los impostados discursos sobre reformas estructurales se tradujeron en precarización, mordazas y el recurso facilón y engañoso al sector turístico –digno sucesor del de la construcción– como tabla de salvación. En Navarra, el enfoque tecnocrático de la acción política, suavizado por un barniz de buenismo social, lo ha fiado casi todo a la recuperación de los ingresos por el automatismo del ciclo económico expansivo. Como esto viene tras años de recortes y de debilitamiento de lo público –muchas veces no tanto por buscar mejoras de eficiencia (a menudo el efecto es el opuesto), como por generar negocio a depredadores de los presupuestos públicos–, se entra en una dinámica perversa en la que a cada paso adelante siguen dos atrás. Era cosa de esperar a la siguiente recesión.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Conoce más aquí


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉