Transformación digital: De fruterías a bares, las cinco claves para la digitalización de autónomos y pymes

Supermercado, anaqueles con productos y frutas, mujer atendiendo, hombre comprando, ambos con tapabocas

La transición hacia el mundo digital que ha supuesto la pandemia también puede ser una gran oportunidad para pymes y autónomos.

El proceso para digitalizar una gran empresa es relativamente sencillo. Una estructura sólida y un nivel de recursos elevado permiten implantar a mayor velocidad nuevos procedimientos internos. Por el contrario, la transformación digital para pymes y autónomos es todo un reto.

Banner_frasco-suscripcion-800x250

Durante las semanas de confinamiento al inicio de la pandemia se produjo un parón de actividad. Algunas empresas lograron trasladar su actividad al trabajo a distancia, pero otras tantas se vieron obligadas a cerrar, al menos, de manera temporal por no lograr adaptarse a las nuevas circunstancias.

La transformación digital no se reduce al teletrabajo, aunque este sea uno de sus ejemplos más claros. Digitalizar una pyme es ir más allá de crear una página web, «significa poder llevar a cabo tu venta de manera online, que el negocio continúe funcionando lo mismo de bien que un punto físico», afirma Jesica Alcalde, CEO de Fuelyourbrands.

Cambio cultural
Alcalde defiende que la parte digital y la física se coimplican y apoyan. Sin embargo, en un momento en el que los puntos de venta físicos se ven afectados o el cliente siente un cierto recelo para frecuentar tiendas o negocios pequeños, el ámbito digital se convierte en la única vía de sustento para estos negocios.

El lado amable de los tipos negativos: la banca dispara su emisión de deuda a máximos de cuatro años
Las colocaciones de deuda se han concentrado en bonos sénior preferentes Cinco entidades financieras han emitido bonos verdes a lo largo del último año
Con la entrada en vigor del estado de alarma, las empresas españolas se vieron obligadas a volcarse al mundo digital. Se atravesó un proceso reactivo, pero que en la gran mayoría de las empresas ha revelado la posibilidad de desarrollar actividad en otro ambiente.

Alcalde considera que esto también supone una cierta transformación, pero de tipo «cultural y mental». Esta consiste en una manera diferente de entender el trabajo y la empresa.

Transición proactiva
De esta manera, lo deseable es que, tras este periodo de cambio forzoso, los pequeños negocios pasen a una actitud proactiva. «Las pymes tienen que irse adaptando a los tiempos en los que vivimos y no quedarse, por ejemplo, con el negocio heredado», afirma Alcalde.

«La pequeña cafetería o restaurante se ha dado cuenta durante el confinamiento de que puede desarrollar su negocio también en el mundo online y que puede aliarse con agregadores como Glovo, Deliveroo, etc. En el caso de las tiendas, organizan un ecommerce para mantener el negocio a puerta cerrada», explica la fundadora de FuelYourBrands.

En definitiva, la digitalización debería seguir la estela de las multinacionales, como analiza Alcalde: «Hace falta que nos fijemos en los grandes, en algunos sentidos o pautas, para ir viendo los pasos que tenemos que dar y que vayan surgiendo herramientas por parte de la sociedad para apoyar a la mayor parte del tejido empresarial de España, que son las pymes y autónomos».

Errores en el proceso
Alcalde detecta que un error de base que pueden cometer algunas empresas de menor tamaño es confiar en cualquier persona para crear una web. Además, «no se puede pensar que por tener una página web se tiene todo hecho, es también darle visibilidad y poder promocionarla».

En este sentido, recomienda «ser conscientes de las limitaciones que tiene cada uno» y no aspirar a más de lo que se realmente se puede mantener. Por ejemplo, asegurar el mantenimiento del portal o actualizar la tienda online.

Conoce más aquí


Reciba las últimas noticias de la industria en su casilla:

Suscribirse ✉